Opinión


EN OAXACA COMENZÓ LA CARRERA POR LA SUCESIÓN A LA GUBERNATURA 2016

 

Por Ricardo García Jiménez & Francisco López Martínez/APIM.

Si las elecciones es el resultado de la lucha y demanda social para el ejercicio de la participación democrática, estas en apariencia serían la vía legal para aspirar al poder público, luego entonces, sería lógico suponer que las candidaturas emanadas de los partidos políticos tendrían que ser los escaparates donde sus candidatos serían los hombres o las mujeres más honestos y mejor preparados para dar solución a las demandas de una población.

En la entidad Oaxaqueña desde hace meses estamos observando que todas las fuerzas políticas han comenzado a preparase para la sucesión de la gubernatura para el 2016.

Es de particular atención que al interior del Partido Revolucionario Institucional (PRI) el alboroto y la pasarela de los dirigentes más notables comienzan como cada seis años mover el avispero para poder ser ungidos como candidato de ese partido a algún puesto de representación, sobre todo aquellos que buscan regresar afanosamente a la Casa de Gobierno.

  • .
  • Nuevamente muchos de esos “políticos” sacan del closet sus mejores ropas, zapatos y sobreros, alistan sus vehículos para transitar en todas las regiones del Estado de Oaxaca para codearse con el populacho por un par de meses.

    Varios analistas que saben de la política oaxaqueña y de cómo se mueven las distintas corrientes al interior del PRI hablan de la existencia de tres fuerzas muy bien identificadas que llevan tiempo rivalizando y luchando por el control del partido y de la imposición de las candidaturas.

    Lo común que tienen estas fuerzas es que son dirigidas por ex gobernadores, mismos que son caciques en sus regiones de origen e históricamente se han caracterizado por reprimir a la disidencia oaxaqueña no institucionalizada. Han tenido cargos en el SEN del PRI y han amasado grandes fortunas. Además el baluarte de estos exgobernadores es el saber pactar con los líderes del PRD y PAN oaxaqueño para regalar algunas candidaturas a la oposición para simular un Congreso local plural, han regalado a estos opositores institucionales notarias, tierras y ser gestores con sus gobiernos.

    Por un lado encontramos en esta primera fuerza al ex Gobernador Ulises Ruiz Ortiz y asociados. En esta expresión prisita destacan como posibles candidatos a la gubernatura los nombres de Eviél Pérez Magaña, Senador de la República, y Héctor Pablo Ramírez Puga, que se desempeña como titular de Liconsa. Ambos actualmente se encuentran de gira por la entidad haciendo recorridos y realizando encuentros con distintos sectores del PRI externándoles sus intereses para llegar a la gubernatura con el fin de cambiar el rostro de Oaxaca.

    Por otro lado, hallamos al ex gobernador José Nelson Murat Casab y compinches como otra de las fuerzas que están peleando por posesionarse como cabeza en la dirigencia estatal de ese partido para después allegarse a la gubernatura. En este cacicazgo destaca la figura de Alejandro Murat Hinojosa, quien funge como titular del Infonavit a nivel nacional y, está por demás decirlo, es hijo del talibán mayor. A diferencia de Eviél Pérez y Héctor Pablo, Murat Hinojosa se ha mantenido en un perfil relativamente bajo. Sus “baños de pueblo” han sido discretos y el encuentro con sectores del PRI ha sido poco frecuente. Aunque se sabe que quien anda haciendo campaña y cobrando los favores de antaño es José Murat a favor de su hijo. Ha trascendido que es común ver a José Nelson comiendo con Notarios y Rectores de instituciones educativas con presencia en la Mixteca, como también con líderes sociales de izquierda en el Istmo de Tehuantepec.

    Hay que señalar que estos dos feudos han venido luchando desde hace algunos años por las candidaturas, presupuestos, reacomodo de sus huestes en la estructura burocrática del gobierno del estado y pugnando por todo aquello que pueda beneficiarles a sus respectivas casas.

    Una tercera fuerza que puede ser una cuña que acicate a las tribus antes descritas es la del ex gobernador de Oaxaca y ex líder de la CNC Heladio Ramírez López. Aunque se ha rumorado sólo entre los heladistas que un posible candidato que surja de último para evitar pugnas al interior del tricolor es el hijo del ex gobernador, José Antonio Ramírez Pineda, actualmente director de finanzas ISSSTE.

    Apuntamos que en fechas recientes éste clan fue nuevamente distinguido con la designada hecha por el Presidente Enrique Peña Nieto a uno de sus miembros más activo en la escalada al poder y nos referimos a Narcedalia Ramírez Pineda, como titular del Instituto Nacional de la Economía Social (antes Fonaes). La designación de Narcedalia Ramirez deja abierta toda especulación para señalar que en el PRI Nacional se esté pensando en un tercer candidato que no haya mostrado su apoyo o comulgue con los intereses de los clanes Ulisistas o Muratlistas que has fechas recientes han protagonizado fuertes disputas por el control del partido y los espacios en la burocracia estatal.

    Debemos indicar que como en toda buena partida de ajedrez, el instalar a Narcedalia Ramírez en un Instituto Federal con un presupuesto fuerte, posibilita a que muchos priistas, heladistas y cenecistas con aspiraciones electorales busquen formar un nuevo frente que ataje a uno u otro grupo y al final se impongan desde el centro del país esa posibilidad.

    Esto se deduce toda vez que en declaraciones hechas por Alberto Ayala, militante por más de 25 años en el PRI y Coordinador Estatal de Organizaciones y Asociaciones Civiles del Estado, expuso que: “… dichos ex gobernadores ya tuvieron su momento, ahora que dejen que la militancia decida quien sea su dirigente… ”.

    Enfatizó indicando: “… que se cumpla esa frase célebre que pronunció José Murat en su gobierno: ‘El que ya bailó que se siente’ sino ya valió”.

    Así mismo dijo que con la llegada de Héctor Anuar Mafud Mafud y María Elizbeth Acosta López frente al PRI, no garantiza el fortalecimiento del tricolor, por el contrario, se acentúa los conflictos, ya que estos dirigentes no tienen el respaldo de los verdaderos priistas, y sobre todo porque vienen de una imposición, externo el político.

    Un escenario de conflicto en ciernes demandaría un tercer candidato qué zanjeara todo escenario desfavorable al PRI si existiera la remota posibilidad de una redición de un pacto entre PAN y PRD para ir en alianza por la gubernatura.

    Cierto, aún falta mucho tiempo para las definiciones reales de una candidatura del PRI, pero lo que es un hecho es que la competencia interna en el tricolor se está bien percibiendo muy fuerte, consideramos que al parecer la fuerza mejor posicionada para suceder a Gabino Cuento, será aquella que trabaje las relaciones publicas y contar con un acercamiento al grupo de Atlacomulco y con el Salinismo de los contrario sus posibilidades serán nulas.

    La ruta Oaxaca 2016 se va tejiendo, y contienda al interior del PRI mostrara lo más negro de la política para cumplir con los deseos de las diferentes tribus que puedan posesionarse como reales fuerzas. Hay que considerar que entre la librada entre caciques, todo es posible, y si algo ilustran las películas mexicanas es en la Ley de Herodes, o te chingas o te jodes.