Opinión.

  • Punto Critico

Las sociedades secretas y los dictados de la política mundial.

 

Por Miguel Ángel Coronado.

Que importante es reconocer que ante este novedoso mundo de la comunicación digital, nada se escapa a su actividad, y nada se esconde. Todo está al descubierto; todo se revela, todo se escudriña, aunque la mentira continúa traslucida. Algunos, o quizás muchos, no están de acuerdo con la idea forzada de la conspiración; no creen en la paranoia, ni en sus detractores. Sin embargo la historia registra hasta importantes complot contra la familia. Pero según ellos, el mundo camina bien y no creen en el posible diseño de un gobierno mundial totalitario; gobernado claro, por una elite financiera; por una dinastía de ricos banqueros.

Hoy por hoy el dinero es parte fundamental del sistema y transforma todo a su alrededor, haciéndolo manejable de una y otra forma. Hoy, pues se imprime como si fuese agua, como si fuese un néctar que aviva una nueva estructura política a nivel global. Sus formas importantes de cambio se arraigan al terreno económico, político, religioso, cultural y social. Así que el dinero expuesto en el sistema es el elixir de un plan global de mil años al que quiso anhelar Hitler, y es por tanto el insumo que fortalece el protocolo que todavía esta inconcluso en su formato final. Pero aun así, muchos todavía creen en la democracia; en la fortaleza de las instituciones, en la soberanía de los pueblos, en los líderes sociales, en los políticos que ofertan su programa de salvamento económico y que ellos mismos diseñan en contubernio con el gobierno en turno. Son juez y parte en una maniobra absolutista. Les gusta vender los destinos de una nación a los intereses globales de la Oligarquía Financiera Internacional. Son la cloaca del mismo sistema que los vuelve incondicionales para el propósito del imperio.

  • sociedades
  • .
  • Se acercan las elecciones, ¿Y qué hay de bueno en ello? Debemos entender que solo es una muda de gobierno, y que todo seguirá conforme al protocolo dado. Así que los que concursan para la tan ansiada plaza presidencial solo siguen un programa de carestía diseñado por la clase poderosa del mundo para continuar empobreciéndolo. Hoy se dice que el PRI retomará la presidencia. Y entonces ¿de qué sirvió imponer criterios de alternancia? ¿De qué sirvió tanto motivo por tratar de desbancarlo, si las cosas como hasta ahora siguen igual? Así que somos parte de la borregada, corrientes del mar que van de una lado a otro; somos marionetas de un sistema y sin darnos la mínima idea de que somos parte del festín de animales carroñeros que solo vende promesas inciertas y pura demagogia. Así que todo es parte de todo, de un plan global de mil años y de discursos políticos promovidos por la agenda internacional de la riqueza. De las mesas y comités de sociedades secretas; de esas reuniones de los principales líderes de las naciones, de las finanzas mundiales, de los ricos banqueros y de los grandes empresarios de las corporaciones que se alistan para votar y continuar con el plan.

    En EE.UU. por ejemplo quien financia las campanas de los líderes políticos o mandatarios de ese país, son naturalmente las sociedades secretas más importantes de ese país imperialista. Y me refiero propiamente a la sociedad llamada “Cráneos y Huesos” (Skull and Bones), del cual son miembros activos muchos prominentes empresarios y políticos de renombre como George Bush. Entre otras sociedades que también dirigen los destinos del mundo con sus importantes hilos políticos, está el grupo secreto de los Bilderber que se reúne en Holanda y curiosamente antes de al reunión programada del Grupo de los 8. También está la Comisión Trilateral, la Mesa Redonda, los Rosacruces; la sociedad del Tule, los Iluminati, y en fin, hasta Masones y Francmasones, y todos coludidos con un mismo propósito, con un mismo fin por colonizar al mundo mediante la efusión exagera del dinero artificial, y que todo lo puede, porque compra voluntades, y compra el estorbo más imaginado.

    Hoy los parlamentos de cada nación tienen en cada curul a un representante de estas sectas políticas, y por tal inspiración el disfraz de la oratoria es su singular expresión. Nos hacen creer que defienden nuestros intereses como pueblo, pero la realidad es otra; defienden la vanidad económica de quienes verdaderamente los pusieron en esos puestos de representación directa para votar por los grandes proyectos de rompimiento soberano y engrandecimiento del imperio.

    Lo intento Alejandro Magno, Napoleón y el mismo Hitler, pero les falto el acervo mágico de la comunicación digital, de la red de la Internet. Así que el motivo se centra verdaderamente en el trono de un nuevo Cesar; de un gobierno de facto. Y es por tanto menester esperar a que el colapso económico mundial se programe mediante el decreto de una minoría capitalista para que promueva las insurrecciones sociales aun detenidas por líderes falsos. Esa es la realidad no programada en este mundo mentiroso.