Columna: Las otras verdades.

¿Y HUAJUAPAN, CUANDO?

 

Por Eduardo Cruz Silva.

Hasta hace pocos días, sumaban ya casi 80 los Ayuntamientos de Oaxaca, que  habían incorporado sus páginas electrónicas al  Instituto Estatal de Acceso a la Información Pública de Oaxaca (IEAIP).

En donde cualquier ciudadano u organismo podrá consultar información referente a la administración de cada municipio.

Esta acción es para dar cumplimiento a la Ley de Transparencia Estatal y Acceso a la Información Pública para el Estado de Oaxaca. La cual en su Artículo 9 señala: Con excepción de la información reservada y confidencial prevista en esta Ley, los sujetos obligados deberán poner a disposición del público, sin que medie solicitud alguna, así como difundir y actualizar dentro de los sesenta días naturales a que surja o sufra alguna modificación, en los términos del Reglamento Interno y los lineamientos que expida el Instituto.

También es obligación de los Ayuntamientos de acuerdo al Artículo 16  difundir los siguiente: I. Estadísticas e indicadores del desempeño de sus órganos de gobierno, dependencias y entidades paramunicipales; II. La Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos; III. El Plan de Desarrollo Municipal; IV. Los indicadores de calidad de los servicios públicos que presten los Ayuntamientos; V. Las resoluciones y acuerdos aprobados por los Ayuntamientos; VI. El calendario con las actividades culturales, deportivas y recreativas a realizar; VII. Las actas de sesiones de cabildo; VIII. La información que muestre el estado que guarda su situación patrimonial, incluyendo la relación de los bienes muebles e inmuebles, con los inventarios actualizados.

calbildo

La cantidad de recursos que maneja el Ayuntamiento de Huajuapan y las jugosas dietas que se asignaron los concejales ofenden a los ciudadanos de este municpio mixteco.

El apartado agrega otros incisos: IX. Sobre el ejercicio del presupuesto deberá publicarse la información sobre la ejecución de las aportaciones federales y estatales, pudiendo identificar el programa para el cual se destinaron y en su caso, el monto del gasto asignado por el propio Municipio; X. En el caso de la información sobre programas de subsidio, se deberá considerar toda aquella información sobre los programas sociales administrados por los Sistemas Municipales para el Desarrollo Integral de la Familia; XI. Todo lo concerniente a la prestación del servicio de agua potable, alcantarillado y saneamiento, tarifas y modalidades de contratación y pago; y XII. El marco normativo y regulatorio completo del Municipio.

Trascribimos lo que ordenan los artículos antes citados, en virtud que al consultar la página oficial nos percatamos que Ayuntamientos que apenas si disponen de recursos para hacer frente a las necesidades de sus pueblos, se han esmerado en cumplir con la nueva ley. En algunos casos, los portales de internet presentan un diseño profesional y  muestran información adicional, monografías, sitios turísticos, etcétera. Otros más, ofrecen páginas pobremente creadas pero que cumplen con los requisitos de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para el Estado de Oaxaca.

En el caso de la Mixteca Oaxaqueña, apenas son 13 los Ayuntamientos que han cumplido con la obligación de transparentar el ejercicio de su gobierno entre los que se encuentran: Juxtlahuaca, Tlaxiaco Huajolotitlán, Caloxtepec, Asunción Cuyotepeji, Chazumba, Zapotitlán Palmas y Tamazulapam entre otros. Lo curioso es, que son municipalidades que en nada se comparan a los millonarios recursos que el Ayuntamiento de Huajuapan recibe de participaciones Estatales y Federales. Sin embargo, han puesto a la vista de todos hasta el  minino gasto en su afán de transparentar el destino  de esos recursos.

En cada página electrónica podemos encontrar también, los ingresos que perciben los concejales de cada Ayuntamiento, que por cierto también, son totalmente austeros en comparación con los ingresos que hasta ahora se conoce de los integrantes del Ayuntamiento de Huajuapan. Se puede entender que en muchos pueblos de la geografía oaxaqueña, el convertirse en autoridades municipales es parte del servicio que están obligados a prestar independientemente del color partidista que gana la elección.

Lo mismo ocurre, en el caso de los municipios que eligen a sus autoridades por el régimen de “Usos y Costumbres”. Las  dietas que se autorizan en estos municipios van acorde al ingreso promedio de la población. No es así el caso de municipios que tienen rango de ciudades, en donde podemos encontrar dietas de concejales que de acuerdo al tabulador nacional de profesiones, en muchos de los casos se supera al ingreso de un profesional con grado de doctorado, cuyos emolumentos mínimos son de 50 mil pesos.

De verdad ¿será tan extenuante y agotador el trabajo de los concejales de Ayuntamientos como el de Huajuapan de León?, que perciben ingresos superiores a los 25 mil pesos mensuales y casi 40 mil en el caso del edil Francisco Círigo Villagómez. Amén, de los gastos de representación y viáticos que generan cuando se trasladan a cualquier lugar por el motivo que sea. Porque paso sin huarache, no lo dan ni de chiste. Honestamente no lo creemos, más bien lo vemos como la oportunidad de sus vidas para alcanzar un mejor posición socioeconómica.

Es por ello, que ante la cantidad de recursos que maneja el Ayuntamiento de Huajuapan y las jugosas dietas que se asignaron los concejales, se vale EXIGIR que cumplan con lo que señala la Ley de  Transparencia y Acceso a la Información Pública para el Estado de Oaxaca. No hay pretexto que valga. Es lo mínimo que pueden hacer para tratar de remendar la imagen que ya tienen de incompetentes.

Se podrá alegar que el Ayuntamiento de Huajuapan, ya cuenta con una página de internet. Es verdad, pero desde el inicio de la actual administración municipal, el portal anuncia en casi todas sus ventanas que se encuentran en construcción. Solamente se puede abrir la sección de Comunicación Social en donde lo único que se promueve es la imagen de edil. Puro culto a la personalidad y quema de incienso, faltaba más.