Columna: Las otras verdades.

Trapos al sol…

 

Por Eduardo Cruz Silva.

Desde el momento mismo en que los integrantes del Ayuntamiento de Huajuapan, acordaron el cambio de la nomenclatura de la regiduría de Seguridad Municipal por el de Monumentos Históricos a cargo de la concejal de extracción panista Yaret Adriana Guevara Jiménez.  Se pudo percibir,  que ese acomodo más que responder a una verdadera necesidad administrativa que mejore uno de los tantos servicios municipales, se trató de un disfrazado ajuste de cuentas.

Es sabido que la regidora panista, ya había exteriorizado su desacuerdo por la manera en que se estaba desempeñando la actual administración municipal de Huajuapan. Ella misma la ha calificado de “mediocre”.  Lo anterior incomodó a  más de uno al interior de la comuna, en donde todos los regidores sin excepción defienden su pírrica parcela de poder y sus propios intereses. Eso sin contar el centralismo que ha prevalecido con una nómina de directores que en su mayoría responden al tronido de dedos del alcalde Francisco Círigo Villagómez.

Por su parte Guevara Jiménez, se ha propuesto en agotar todos los recursos legales que den sustento a su desacuerdo en asumir la regiduría de Monumentos Históricos. Muy a pesar de sufrir  un primer descalabro con el fallo del Tribunal Electoral de la Federación, al reconocer que sus derechos políticos no  fueron violentados, toda vez, que  es potestad de los ayuntamientos el realizar cambios de regidurías y denominaciones.

  • yaret
  • Yaret Adriana Guevara Jiménez: ¿Angel o demonio? .
  • En la maratónica sesión de cabildo celebrada el pasado 26 de Julio, se dio lectura al expediente de la resolución emitida por el TRIFE, después vendrían los exhortos y jalones de orejas a Guevara Jiménez, por parte de algunos de los eficientes regidores. Y para que el chipote fuera más notorio, el munícipe Francisco Círigo,  como en sus mejores tiempos de reportero exhibió muy orondo algunos recibos de nómina en donde aparece la  firma Guevara Jiménez como regidora de monumentos históricos.
    Lo que se imaginaron, fue que la concejal panista, respondiera con las mismas armas y en conferencia de prensa, salieron a relucir  recibos de las dietas que perciben  los regidores, señalando que los altos ingresos no justifican su pobre desempeño.

    Es interesante saber que al inicio de la actual administración, los  integrantes de la bancada blanquiazul se aprobaron un sustancial aumento por concepto de dieta y de los 20 mil pesos mensuales que percibían  los regidores del ayuntamiento  anterior, los nuevos concejales la incrementaron austeramente a 28 mil pesos mensuales.
    En el caso de Círigo Villagómez, el incremento fue superior, pues de los 25 mil pesos que percibía la exalcaldesa Martha García Manzanares, el panista nada más redondeo su ingreso en los 40 mil pesos mensuales por el sacrificado esfuerzo de gobernar el municipio e Huajuapan.  Y aquella frase de Benito Juárez, dirigida a los servidores públicos “de vivir en la honesta medianía “se la pasaron por donde las piernas forman un arco.

    Guevara Jiménez, dejo entrever que existe más información y documentos  de la administración municipal que deberían ser sometidos al escrutinio público  ya que hasta ahora, todas las acciones de gobierno las centraliza el munícipe con un uso discrecional de los recursos. Se supone entonces, que  hay más tela de donde cortar,  o sea, que la telenovela va para largo.

    Tal vez ahora se entienda, la razón de los abucheos que el munícipe Círigo Villagómez, recibió por lo menos en 3 ocasiones durante los festejos de la Expo-feria Huajuapan2012.  Se podrá ser muy versado en el manejo de los medios de información y sentirse un  buen esgrimista político o tribuno pero lo que ha demostrado hasta ahora es su falta de humildad, tacto y oficio político. En resumen un exceso de soberbia, eso lo empieza a oler el pueblo de Huajuapan. Malas señales para él, si es piensa continuar por el camino de la política.

    Resulta paradójico,  que una persona que se forjó un nombre gracias al ejercicio de su oficio como  periodista, en donde el ojo acucioso de Círigo  Villagómez,  era  una aduana a superar por la clase política de Huajuapan. Ahora el idealismo y rectitud de esos tiempos se le revierta en un  desempeño mediocre rayando en la ineptitud (y no lo digo yo) como presidente municipal, que puede llegar incluso a superar la pésima actuación de Martha García Manzanares y con eso ya es decir mucho por decir. ¡Cosas veredes Mío Cid!

    Por lo pronto, los trapos al sol han empezado a mostrarse  en el Ayuntamiento de Huajuapan y así como la nata y la mugre flota. No es de dudar que ahora se empiecen a conocer muchas acciones de gobierno gestadas al cobijo de la discrecionalidad y el autoritarismo, quedan muchos pendientes y áreas de la administración municipal  por transparentar.