Columna: Las otras verdades.

LA RADIO MAGISTERIAL

 

Por Eduardo Cruz Silva/APIM.

Hace pocos días tuve la oportunidad de charlar con un viejo conocido,  tras algunos comentarios intranscendentes, fue notorio que el encuentro no tenia nada de casual. Su intención, el comentarme que  en los primeros días de Septiembre había salido al aire una nueva radiodifusora en la Ciudad de Huajuapan. Con visible entusiasmo me contó algunos pormenores de la emisora que fue denominada Ñuu Savi, que se puede traducir como “pueblo de la lluvia”, la cual era respaldada y patrocinada por integrantes de la Sección 22 del Magisterio Oaxaqueño.

Sobra decir, que el informante es un mentor y que tras una larga perorata, me solicitó que escribiese algo positivo sobre el nuevo medio de comunicación. Como respuesta, señale que no escribo por consigna y en todo caso, mi opinión era diametralmente opuesta a su parecer.

Lo que en ese momento puntualice, lo retomo y lo dejo por escrito. En primer lugar, creemos que el establecimiento de una radiodifusora debe cubrir los requisitos que las leyes en la materia señalan,  el pasarlos por alto, solo abonan la percepción que ya se tiene  de un magisterio oaxaqueño, que abusa de su fuerza gremial para hacer lo que le venga en gana sin importar que el estado de derecho se lo lleve entre las patas.

 

  • radio
  • Nueva radiodifusora del magisterio en la Ciudad de Huajuapan.
  • Segundo.- El espectro radiofónico  es un bien del dominio de la nación y por lo tanto le corresponde al Estado ejercer su rectoría para proteger la seguridad y soberanía nacional, según establece la Ley Federal de Telecomunicaciones y de la Ley Federal de Radio y Televisión.  Hasta donde conocemos las radiodifusoras comerciales, culturales o comunitarias reciben un trato diferente como diferentes son los requisitos que se les exige para salir al aire.  ¿Cumplió con ello la Ñuu Savi?

    Tercero.- El salir al aire por sus propias pistolas, sólo demuestra la ostentación de un poder mal entendido y si ya de por si, el adoctrinamiento político radicalizado que tienen los integrantes de la Sección 22 y que raya en el fanatismo,  ha causado un grave daño en la educación, en la economía y en el turismo de Oaxaca con sus recurrentes movilizaciones no es extrañar que intenten el mismo tipo de aleccionamiento (muy propio de sistemas fascistas) desde una cabina radiofónica.

    En columnas anteriores, había realizado un recuento de los rezagos que en materia educativa enfrenta el Estado de Oaxaca y que tiene en los trabajadores de la educación a sus principales responsables. Dábamos cuenta de los últimos lugares que ocupa nuestra entidad en aprovechamiento escolar. Estadísticas que reflejan una lamentable realidad que sólo el magisterio no ve.

    No a existido sector de la sociedad Oaxaqueña que no se haya pronunciado solicitando al magisterio erradicar o cambiar sus métodos de lucha. Sabemos que todos tenemos el derecho de manifestarnos y exigir la solución a nuestras muy particulares demandas. Pero nunca violentando  el derecho de terceros como anualmente lo perpetran los integrantes de la sección 22 contra el pueblo de Oaxaca desde hace más de 3 décadas.

    Pese a ello, los maestros oaxaqueños son de los mejores pagados a nivel nacional: acumulan el pago de 365 días, más 10 días de prima vacacional, más 90 días de aguinaldo, más 19 días de bonos de productividad, esto da un total de 484 días cobrables por 200 días laborables. Sin embargo, según las estadísticas de los últimos 5 años señalan que de 200 días laborables en Oaxaca, los maestros acuden a trabajar alrededor de 150.

    A todos los reclamos de la sociedad de Oaxaca los mentores han puesto oídos sordos. Por lo tanto, comenté a mi conocido, no tengo porque ofrecer el oído a quienes violentan la ley para defender sus intereses por muy justos que se consideren. Para rematar lo poco que escuche de la emisora, sólo refleja en los conductores (que no locutores) una muestra de la herencia que han dejado en la educación; ignorancia de los temas que comentan, un pobre dominio del lenguaje y el colmo; no saben ni leer.

    Lo que no dudamos ni tantito, es que si en algún momento la radiodifusora que inteligentemente fue instalada en la sede de la escuela Normal Experimental de Huajuapan, fuese intervenida por la Secretaria de Gobernación (SEGOB) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes  (SCT) del gobierno federal, los integrantes de la sección 22 que la conformaron se desgarrarían vestiduras, haciéndose las victimas de una “brutal represión”.

    Ya lo hemos  visto en otras ocasiones, ellos sí pueden agredir a ciudadanos y policías, destrozar y pintar monumentos históricos, tomar carreteras, edificios públicos e impedir el libre transito etc. Esa es la manera en que interpretan el estado de derecho, así que instalar una radiodifusora “pirata” es Peccata minuta en su negro historial.

     

    educruzsilva@hotmail.com