Columna: Las otras verdades.

PURA DEMAGOGIA.

 

Por Eduardo Cruz Silva/APIM.

Tras la publicación de la columna titulada “En Huajuapan de ayuntamiento a dictadura”, en donde se hace una reflexión sobre el ejercicio de gobierno centralista y autoritario del munícipe de Huajuapan, Francisco Círigo Villagómez, como pocas veces recibí en mi correo electrónico descalificaciones en las cuales de lo menos que se me tachaba es de mentir o de estar sirviendo a propósitos partidistas contrarios al PAN.

Dejando de lado lo anterior que encerraremos en el terreno de lo anecdótico o como gajes del oficio. La columna antes citada se sustentó en hechos y circunstancias reales y si de algún lado hay mentira, será de parte de quién lanzó promesas a diestra y siniestra por alcanzar la presidencia municipal.

A continuación transcribiremos un fragmento de una entrevista radiofónica que Círigo Villagómez, concedió a la que fue su casa de trabajo por muchos años la XEOU y en donde expone los compromisos que asume de alcanzar la presidencia municipal.

ciri

  • PURA DEMAGOGIA.
  • En una primera parte dice: “…lo que nosotros proponemos en primera instancia es una restructuración  a fondo del presupuesto para orientarlo hacia los aspectos prioritarios para Huajuapan y revertir una situación que se ha venido dando de manera inercial y  es que la mayor parte de los recursos se van hacia lo que se llama el gasto corriente. Esto es hacia sueldos, salarios, dietas, gastos operativos, pagos de servicios, en fin”.

    Agrega: “esto tiene que orientarse más, hacia los aspectos como la prestación de los servicio públicos, la ejecución de las obras públicas y la atención de los programas sociales que deben ir orientados fundamentalmente hacia los sectores más necesitados de la población”.

    Modulando el tono de voz para ejercer un mayor encanto a los futuros electores, el ahora presidente  municipal de Huajuapan  subrayó  lo que distinguiría a su  gobierno de otros anteriores: “pero además de esto, tenemos que acompañarlo con el aterrizaje de un concepto que muchas veces queda solamente en un concepto vacío. Y este es el de la transparencia y la rendición de cuentas”.

    Añade: “es necesario rescatar la confianza del ciudadano a partir de transparentar todo lo que tiene que ver con el manejo de los recursos del municipio y eso implica que se tengan que poner al alcance de cualquier ciudadano los sueldos, los salarios, esto es la nómina del municipio. Cualquier ciudadano debe saber cuanto gana el presidente municipal, cuanto ganan los regidores, los directores, cuanto personal hay y en que áreas”.

    Reitera sus compromisos al señalar otros 2 rubros en los que ofrece  también hacerlo de manera transparente y honesta: “primero; el de las adquisiciones. El ciudadano debe saber a quien le compra el municipio, que le compra y en cuanto se lo compra, es decir quienes son los proveedores del gobierno municipal y el otro punto es el que tiene que ver es con las adjudicaciones de las obras. Esa información también tiene que ser pública y al alcance de los ciudadanos. Los procesos de adjudicación de obras que suelen ser bastante opacos o que suelen dejar bastantes dudas a los ciudadanos se tiene que hacer transparente”.

    El ímpetu por hablar y prometer fue muy fácil. Se lanzaron al aire compromisos como el de un reordenamiento vial,  la semaforización de las calles, la ampliación y apertura de nuevas vialidades, estrategias de seguridad municipal sustentadas en estudios especializados, mayor atención a las agencias y colonias, bla, bla, bla.

    Una perla de demagogia, que en el sentido más amplio de su acepción señala que es una estrategia utilizada para conseguir poder político. Consiste en apelar a prejuicios, emociones, miedos y esperanzas del público para ganar apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la retórica y la propaganda.

    Nada absolutamente nada de lo que con tanta fuerza se prometió se ha cumplido.  Por el contrario hoy vemos una administración municipal extraviada en sus objetivos, turbia y totalmente aislada del sentir de la ciudadanía. Eso es lo que hoy tiene y padece Huajuapan y no pocos han expresado su arrepentimiento de  haber caído en el  embrujo de la  retorica de Círigo Villagómez, ahora solo esperan que el tiempo se esfume para terminar con la pesadilla.

     

    educruzsilva@hotmail.com