Columna: Punto Crítico.

 

PERIODISMO CIUDADANO O PERIODISMO DIGITAL.

Por Miguel A. Coronado/APIM.

Alguien podría aplaudir esta nueva forma de divulgar una realidad, ya que los medios oficiales  de cobertura amplia, sólo ofrecen lo que quieren en mentiras refinadas o en verdades a medias. No obstante podría significar una doble vulgaridad la realidad noticiosa de esta alternativa, porque el posible sesgo en beneficio de alguien, puede ayudar a chantajear un sector social, o incluso a un individuo que busca exponer una verdad.

En EE.UU. y en otras partes del mundo está emergiendo en una realidad con mucha firmeza, independientemente de su génesis. Así que observe que el quehacer social en toda la periferia se está depurando, porque todo está siendo vigilado con herramientas tecnológicas de arto poder digital; por dispositivos móviles con un sin fin de aplicaciones de comunicación, cámaras analógicas y hasta llegar a la red de la Internet en su emblemático valer,  a través de las redes sociales, sin olvidar claro lo que ejecuta en el día a día el poderoso buscador de Google, que es el sistema de vigilancia más estratégico jamás ideado, y quien en sí mismo maneja particularmente una estadística discrecional de actividad humana en cuanto áreas de importancia política como lo es la religión, la economía, la cultura y todo lo relacionado a la actividad social del individuo que deberá ser vigilada permanentemente por otros individuos con la misma intencionalidad, y la no discrecionalidad.

  • digital
  • .
  • Por tanto el periodismo a escalas intimas de actividad social como lo es el contacto de comunicación permanente en el hogar, en el trabajo u escuela, es una forma práctica de operar el periodismo digital que viene alcanzando un punto estelar en todos los medios, e incluso en apoyo de los medios oficiales, lo cual en lugar de ayudar a una unidad por la convivencia colectiva, -así lo considero-, antes bien busca disociar ideas o distorsionar un cometido justo; es decir, montar quizás un escenario donde todo ente quede dividido sin alcanzar el verdadero propósito ideológico que tiene en si el periodismo ciudadano y que permita liberar a la sociedad del yugo tecnócrata o de la hipocresía política montada, porque más que nada es guardar una apariencia bajo una unidad estratégica de honor material; bajo una unidad hipócrita con vicios de incondicionalidad hacia un sector opulento.

    Y porque ahora la razonabilidad del individuo está casado con el bien material que le fortalece su existir, a una existencia sin justificación; es decir, sin ánimo de justicia humana, y que todo se sujeta a la indiscreción de los que sirven de espías por motivos de chantajes y en perjuicio del resto de los individuos que si desean salir de la esclavitud capitalista.

    Por tanto, ¿cuantos centros de trabajo navegan en una insalubre convivencia?, y las familias, ¿por qué están divididas? El mismo sistema técnico ha envenenado los sentimientos del ser humano para pisotear los derechos de los que en realidad buscan la liberación, de los que buscan de ser críticos y libres.

    Wikileaks y Vatileaks han sido las escusas del espionaje mundial, pero es innegable que hoy todo el quehacer humano está siendo vigilado por un sistema global de tecnología satelital, y por los que desean servir como incondicionales a partir de favores y sentimientos de corrupción que yace como costumbre en su vida.

    Pero alguien podría señalar que es bueno que la tecnología haya alcanzado este cenit, y en cierta manera habría razón en considerarlo, porque ayuda a tener una vida más cómoda, más vivencial, solo que con una vigilancia extrema que no permite la crítica abierta; que no permite que la salud social y espiritual se extienda, ya que está supeditado a los intereses particulares del dinero y del poder que gobierna el libre mercado. Porque de que sirve que la vida sea cómoda en tal sentido con este despertar tecnológico, si la psique social queda reducida a un solo pensamiento.

    Por tanto, comprendamos que estamos en medio de una gran hipocresía social en todo sentido. El mundo y el ser humano caminan por un camino sinuoso lleno de espinas y obstáculos varios que merman la conciencia permanentemente.

    Decía Albert Einstein: “El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten que la maldad se extienda” Asimismo decía Joseph Goebbels, ministro de propaganda de Hitler: “Una mentira repetida adecuadamente mil veces, se convierte en una verdad” Y así está el mundo lleno de verdades a medias por el grosor de una sociedad que no cuestiona nada y que todo lo cree como una verdad absoluta. Decía también Albert Einstein: “Si alguien, o incluso el Estado te pide que vallas en contra de tu conciencia, rechaza la encomienda
    Así que habrá que esperar el momento de la verdadera transparencia emergente del periodismo ciudadano por el bien de la democracia global, si es que en realidad es esa.

    Finalizando con esta frase de este ilustre hombre de ciencia, Albert Einstein. Decía también analizando al grosor de la sociedad de hoy: "Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas". 

     

     

    Correo: mcorona94@hotmail.com