Opinión.

 

La Otra comunicación en la red.

 

Por Ricardo García Jiménez / APIM.

La llamada Comunicación Alternativa está presente en nuestra sociedad, por más que los sistemas políticos totalitarios traten de invisibilizarlos para ignorarlos, estos son una realidad inobjetable. Los medios alternativos de comunicación han existido siempre en la historia de la humanidad y se encuentran vinculados con la insurrección de aquellos grupos sociales que buscan hacer oír su voz ante la cerrazón y el monopolio de los medios de comunicación que son usados por las fuerzas obscuras de los grupos dominantes para impulsar su ideología y presentar una realidad construidas a su gusto y semejanza. 

En la actualidad, gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación existe una era que personifica a los nuevos medios alternativos, estos medios son sitios web, blogs, podcast, foros, radio y tv online, redes sociales, entre otros, que han franqueado los sistemas cerrados para impulsar un universo de posibilidades para comunicarnos entre individuos semejantes unos a otros que disienten de las imposiciones de formas únicas de entender y vivir la realidad.

Una de las principales características que distingue a la Comunicación Alternativa es que esta es contra-hegemónica a todo sistema autoritario y de dominación; utiliza como medio el internet para articular a grupos, colectivos, organizaciones y movimientos con una visión politizada del periodismo y las formas de comunicación.

  • comu
  • La Comunicación Alternativa se distingue por es contra-hegemónica .
  • La comunicación alternativa en su seno posee una serie de principios filosóficos e ideológicos que buscan la descentralización y erradicación del control monopólico de los medios de comunicación tradicionales en aras de promover la diversidad política, cultural y social. Su acción práctica está en el hecho de crear una red planetaria que no esté sometida al dominio de los imperios mediáticos vinculados a los poderes del Estado, proporcionando un margen acentuado a la libertad de expresión.

    Además la comunicación alternativa favorecer la convergencia en torno a ideas y valores libertarios, propicia las movilizaciones de grupos entorno a la emancipación por afinidades a temas específicos que pueden concurrir en acompañamientos, manifestaciones y proclamas que busque la apertura y el respeto a la diversidad de los individuos.
    En ese sentido la comunicación es alternativa porque se estructura para el trabajo político-ideológico incluyente que busca el respeto a la diversidad; privilegia contenidos críticos y se rige por métodos colaborativos de gestión y formas no mercantiles de actuación.

    Así la comunicación alternativa retoma como ejes en sus políticas editoriales temas de interés colectivo con perspectivas favorables a la divulgación y reivindicaciones sociales y comunitarias, promueve el respeto a los derechos humanos y la diversidad sexual, cultural, etc. También retoma constantemente casos de la vida real acentuando el papel de actores sociales y políticos que son líderes en sus grupos o comunidades de origen, visibilizando y presentando sus historias personales de lucha generalmente ausentes en las agendas y coberturas de los medios de comunicación tradicionales vinculados al poder de los partidos políticos, grupos empresariales y a las instituciones del Estado.

    Algunas otras características que definen a la comunicación alternativa y a los promotores de esta son la no imposición de perspectivas interpretativas únicas en la apreciación de los hechos sociales, rompiendo con la subordinación de los valores particulares de las corporaciones mediáticas; asimismo busca romper con los derechos de autor (copyright) para hacer fluir la información con el copyleft, que es el permiso para reproducir informaciones, mencionando la fuente y sin fines lucrativos, para evitar las barreras impuestas por la propiedad de los derechos del trabajo intelectual.

    Hay que señalar que desde el punto de vista financiero, los medios alternativos utilizan el internet cada vez más y se inclinan por el uso de las redes sociales, blogs, listas de discusión y correo electrónico masivo para la difundir ideas, convocatorias de eventos, campañas, intercambios de datos, imágenes y archivos diversos. Lo que les permite la distribución más eficaz y sin restricciones de los medios tradicionales por los cerrojos económicos que estos imponen por las altas cuotas que cobran y la censura a contenidos políticos o contrarios a los intereses de sus patronos.

    Es así que los  proyectos de comunicación alternativa, sus creadores y promotores, no se agotan en el plano informativo, en sentido estricto, ya que estos establecen vínculos con el activismo contra-hegemónico que existe en una gran diversidad de sitios, blogs, podcast, foros, radio y tv online, redes sociales que enriquecen el panorama de contenidos ingeniosos y novedosos.

    Esta elaboración de los contenidos de información tiene afinidades programáticas con el conjunto de propuestas de los organismos de reivindicación social, política, cultural, étnica, sexual, etc. Mismos que convergen en una lucha por la apertura de la sociedad.

  • alternativa
  • .
  • La comunicación alternativa trata de asociar las actividades informativas a proyectos transformadores de la sociedad, lo que resulta coherente con los compromisos editoriales de estas propuestas comunicativas.

    De manera general, las acciones contra-hegemónicas actúan como herramientas para la comunicación en el campo popular, sin dejar de lado la militancia social y política de manera abierta y no agazapada y truculenta como lo quieren hacer pasar sistemas de comunicación que se autonombran “Alternativas” para hacerse pasar como reivindicadoras de las causas sociales, pero que realidad son meras extensiones de partidos políticos, grupos empresariales, eclesiásticos o “medios gancho” para captar a auditorios y romper con las audiencias, lectores y consultores los “Medios Alternativos” poseen.

    Quedando implícito que periodistas y/o comunicadores alternativos deben ser solidarios en la batalla por las ideas libertaria, contra las fuerzas sociales y políticas que empeñan las luchas democratizadoras de la palabra, la información y los medios por donde se trasmite.

    La amplia variedad de iniciativas de comunicación alternativa que existen en la red expresan la heterogeneidad de movimientos, grupos y colectivos provenientes de lugares y contextos diferentes, con singulares acumulaciones de experiencias y propósitos.

    Es así que los integrantes de los medios de comunicación alternativa imprimen ritmos y énfasis peculiares a sus contenidos rompiendo con los estándares y modelos acartonados usados por los medios de comunicación tradicionales, de ahí su diferencia en contenidos y la manera en que son presentados dan el toque de alternativos y no alineados. Sin olvidar que la esencia que atraviesa sus programaciones poseen el sello de la oposición a los grupos monopólicos privados que mercantilizan  la información en función de sus ambiciones lucrativas.

    Hay que reconocer que con una penetración social muy inferior a los medios masivos, la mayoría de las experiencias contra-hegemónicas en la red estimulan la circulación social de interpretaciones críticas sobre temas relevantes con carácter político, económico, cultural y ambiental.

    La comunicación contra-hegemónica propagada por la red depende en gran medida de la  viabilidad de las plataformas tecnológicas más avanzadas que utilizan, de las condiciones adecuadas de sustentabilidad financiera que les permita existir como proyectos y de las acciones coherentes y convergentes a la transformación de la realidad social donde tenga su población objetivo.

  • comun
  • .
  • Ante lo antes expuesto conviene preguntar: ¿Cómo enfrentar a la industria productora de  simbolismos que desvirtúan la realidad? ¿Cómo abatir la concentración monopólica de los medios masivos?

    Por lo general, los medios alternativos contra-hegemónicos que están presentes en Internet llegan a sectores organizados y politizados que buscan cambiar las condiciones de existencia que sofocan a diversos sectores sociales que no comulgan con la unidimensionalidad del hombre, entendida esta como una forma de paralizar la crítica social ante la realidad dominante. El sistema dominante lo logra mediante la oclusión de los formadores de opinión, los periodistas, los estudiantes y los activistas gremiales.

    Para lo cual pueden proceder de dos modos distintos: por un lado, a través de la acción directa contra estos líderes cooptándolos o eliminándolos. Segundo, formando un sentido de contra información mediante limitación o modificando los contenidos del proceso comunicativo con lenguajes y formatos inadecuados, discursos excesivamente ideológicos, inconsistencia en las orientaciones editoriales y  en los esquemas de divulgación, baja penetración de mensajes en zonas poblacionales pobres,  etc.

    En contra posición, los medios alternativos buscan debatir, definir e intentar desarrollar políticas de comunicación electrónica más eficientes, aprovechando todos los medios y metodologías de divulgación disponibles, como por ejemplo, boletines electrónicos, eventos que atraigan la atención de nuevas audiencias, estrategias específicas para redes sociales y mayor integración de las experiencias en plataformas comunes de difusión.

    Hay que señalar que uno de los grandes problemas a superar por parte de los medios de comunicación alternativa es la info-exclusión de poblaciones de baja renta o acceso a servicios de internet, sobre todo en zonas rurales. El universo de usuarios, por más que esté aumentando exponencialmente, no corresponde a la totalidad social que es contradictoria y desigual por las asimetrías de la existencia de grupos sociales pobres y marginados en ciertas regiones del país.

    Lo que existe es una grave desigualdad entre las innovaciones tecnológicas y la capacidad de inclusión de la base de la sociedad en los nuevos escenarios para acceder a estas tecnologías. Es un hecho que la universalización de los accesos depende de políticas públicas de los gobiernos para expandir los usos sociales, culturales, educativos y políticos de las tecnologías.

    Pero el problema se presenta para los medios de comunicación alternativa y para los usuarios de internet es el monopolio de la infraestructura de red en banda ancha que restringe a los usuarios lo que genera que los medios tengan un espectro muy limitado de seguidores.

    Internet es una herramienta más en la intrincada batalla de las ideas en la arena de la comunicación, y sería iluso creer que, con las limitaciones actuales, pueda suplantar al poder  mediático. Creemos que una herramienta estratégica, que permita el desarrollo de más espacios independientes para la producción y diseminación de informaciones fiables y no mercantilizadas, sin vínculos con las estructuras y las presiones del poder mediático, lo pueden dar los medios de comunicación alternativa.  

    Para concluir es necesario valorizar en su justa dimensión los alcances y retos de la comunicación alternativa difundida en red, esto no significa en absoluto que la comunicación alternativa pueda sustituir y rivalizar con los medios de comunicación tradicionales en manos de una clase social poderosa y de partidos políticos. Pero imaginar lo contrario es subestimar mediaciones sociales y mecanismos fundamentales de representación política que la comunicación alternativa puede aportar dentro de sus propios espectro y población objetivo. La comunicación objetiva no debe subirse al ring de los medios de comunicó tradicionales. Su valía es ser Alternativa.  

     

    Comunicacion Alternativa