Opinión.

 

Optimismo.

Por Pedro Echeverría V.

1. Decía en un artículo publicado hace alrededor de un mes, que si el gobierno se llevó a los 43 estudiantes –conocido el odio que se tiene a las escuelas Normales Rurales y a sus estudiantes por parte de los funcionarios- los jóvenes rebeldes podrían estar muertos; pero si los estudiantes fueron entregados –como se publicó- por los policías a los narcotraficantes era probable que estuvieran vivos porque éstos nada tienen contra aquellos. Hace una semana se colocó una manta atribuida a los narcos que al final decía que “los estudiantes están vivos”. Resultaría entonces que los narcos no son tan malos y que el gobierno quiere acabar –a como dé lugar- con los movimientos de oposición que sí se manifiestan en serio, como los estudiantes.

2. El gobierno yanqui ha colocado en México (bajo la estricta supervisión de su embajada) a cerca de un millón de personajes espías de la CIA, el FBI, la DEA, del Pentágono, para ejercer una enorme vigilancia en todos los rincones del país. Está más enterado de lo que sucede en la República que el propio gobierno mexicano, y acaba de advertir preguntando: ¿No se convertirá en guerrilla rural o urbana algún grupo narco y que los estudiantes se transformen en una fuerza de oposición radical? Y lo mismo -aunque no se crea- se ha publicado muchas veces que EEUU está vendiendo miles de armas de todos los calibres a las fuerzas armadas (ejército y marina) y a los diferentes grupos de narcotraficantes. (¿Recuerdan que EEUU armó a aliados y alemanes?).

  • 3. ¿Por qué muchos periódicos yanquis de talla internacional están alarmados de lo que sucede en México? ¿Están alertando sobre la posibilidad de que sea derrocado el gobierno mexicano para justificar una intervención abierta y brutal en México? La realidad es que es increíble porque México –siendo el patio trasero de los EEUU- es el país más vigilado y controlado por el gobierno yanqui. Ellos están seguros de que en México no se avecina ninguna revolución que pudiera hacer el pueblo, como tampoco algún golpe de Estado encabezado por la derecha y el ejército. Pero cuando los yanquis dan la voz de alerta es que están realmente preocupados. ¿Cómo responderá México ante una invasión yanqui? Me imagino estirando mi resortera.

    4. Por la gravedad de lo que sucede con los 43 estudiantes, por la matanza de Tlatlaya de 22 campesinos por el ejército, por la terrible situación de la economía que no crece, el desempleo que se extiende, el enorme fracaso de la política privatizadora y el crecimiento de las protestas, Peña Nieto puede ser obligado a renunciar. Esto no es nada fácil porque desde 1932 ningún presidente de la República ha renunciado por más ladrón, asesino o papanata que sea. Sin embargo las renuncias no dependen de la persona sino del Imperio, de los grandes empresarios, de los medios de información y de la correlación de fuerzas. Pienso que De la Madrid en 1985 y Fox en 2003 estuvieron preparando su renuncia, pero no los dejaron.

    5. Obvio, con la simple renuncia de Peña el pueblo miserable de México no gana mucho porque mientras siga dominando el capitalismo, los empresarios y el imperio de los EEUU; continúen imponiendo sus políticas, cualquier gobernante sólo puede ser un empleado al servicio del poder. ¿Qué cambios radicales anticapitalistas se han realizado en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua cuyos gobiernos -probados como honestos, inteligentes, voluntariosos, los únicos honrados del continente- ante los boicot y amenazas de empresarios y los EEUU? Si las grandes masas de trabajadores no salen a las calles, no paralizan las fábricas, los campos, las escuelas y no se hacen cargo de los medios de información, la burguesía seguirá triunfante.

    6. Los EEUU seguirán siendo “el policía mundial” y continuarán interviniendo donde consideren que sus intereses son afectados o están “en peligro”. En tanto las grandes riquezas sigan en manos de unos cuantos millonarios; mientras las fábricas, los bancos, las tierras, los grandes comercios, sigan en propiedad de unas cuantas familias, los gobiernos, los ejércitos y los tribunales, seguirán al servicio de la clase dominante. Cuba, la única revolución radical del continente, la que expropió las gigantescas riquezas de los capitalistas explotadores, tampoco pudo hacer nada porque los EEUU le impusieron un bloqueo de más de 50 años, obligando –bajo amenaza de castigo- a todos los países del mundo a no comerciar con ella.

    7. Por ello, que renuncie o no Peña Nieto no es importante. Lo único que vale la pena es que el pueblo adquiera conciencia de su realidad y aprenda a pensar y a decidir por cuenta propia; que sepa que no debe someterse a ninguna autoridad ni a ningún poder económico o político por mandato de algún individuo o grupo y que aprenda a luchar con sus hermanos de clase social. Espero que las batallas de las últimas semanas estén ayudando a madurar la conciencia de organización y coordinación de las luchas. De lo contrario la burguesía dominante aprovechará todo lo sucedido para corregir sus fallas y fortalecerse; desafortunadamente es lo que siempre ha sucedido para seguir aplastando las luchas del pueblo.

     

    http://pedroecheverriav.wordpress.com