Opinión.

OAXACA CUMPLIÓ CON SU CUOTA.

 

Por Ricardo García Jiménez/APIM.

Pese a todos los vaticinios que auguraban que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) arrasaría en los 11 distritos electorales en el Estado de Oaxaca, la maldición no se cumplió. Así es, desde antes que iniciará las campañas electorales en los 11 distritos el trabajo de los operadores del PRI se venia realizando fuertemente en todos y cada uno de los municipios que se rigen por los sistemas de usos y costumbres y de partidos políticos.

La gestión de recurso para las comunidades y organizaciones por parte de los alquimistas priístas era cosa de todos los días. Fundaciones y Asociaciones Civiles, fachadas de grupos con vinculación al PRI, mantenían constante comunicación con las organizaciones y líderes en las agencias municipales, barrios y colonias para forzar el voto hacia sus candidatos, presionando y escatimando el apoyo de programas federales y estatales.

La vieja estructura y las redes priistas se mantuvieron durante el inicio y hasta el día de la votación. El flujo de ayuda en recursos económicos y materiales de construcción para las comunidades más pobres se mantuvo pese a las denuncias que se hicieron en medios de comunicación electrónicos y escritos, sin que la autoridad electoral haya tomado cartas en el asunto. Lo que se podía ver era una impunidad descarada como en los viejos tiempos del PRI.

  • vota
  • La elección.
  • Por su parte, la oposición al régimen priísta que nunca se fue, camino entre una lucha interna entre sus distintas corrientes  a los puestos de representación popular, en algunos casos como un cobro de facturas por la ayuda prestada a sus instituciones políticas de ya mucho tiempo atrás, otras por el simple interés económico y de poder para mantener sus privilegios. Ese fue el caso del Pardito de la Revolución Democrática (PRD) que en su seno se arremetió a una lucha descarnada y desgastante entre todas sus corrientes y grupos que peleaban las diputaciones y senadurías por la vía de mayoría relativa y representación proporcional, creando una merma previa a la elección.

    Por su parte el Partido Acción Nacional (PAN) tuvo que echar mano de ex priistas y cuadros de bajo perfil para poder contener en esta elección federal que presentía que los blanquiazules no tendrían asegurado cargo alguno en el caso de Oaxaca.

    Así transcurrió todo el proceso, con un PRI desbocado y tirando recursos para recuperar los 11 distritos a la diputación federal y la senaduría, como perfilar y apuntalar a su candidato a la presidencia de la republica. La maquinaria estuvo en marcha y trabajando. Los blanquiazules haciendo su mejor esfuerzo por posesionar a sus grises y tibios candidatos. Y el PRD y partidos coaligados por nos hacerse más daños entre ellos.  

    Pero llegó el día de la elección, y las trampas clásicas del priismo oaxaqueño estuvieron al orden del día, compra de votos, urnas embarazadas, cambiar casillas de lugar sin previo aviso, falta de boletas en casillas especiales, personas que votaban con doble y triple credencial de elector, entrega de materiales de construcción, entre muchas otras marrullerías que son “uso y costumbre” en del priismo de estas tierras.

    Finalizada la jornada donde los ciudadanos sufragaron, llego el conteo de votos y en las tres primeras horas del  cómputo la tendencia parecía favorecer, en los 11 distritos, a los distintos cargos a los candidatos del PRI. Tal es el caso que varias organizaciones que se decían perredistas o de izquierda comenzaban a celebrar el triunfo del PRI cuando solo se llevaba cerca del 3 porciento de actas computadas.

    Hay que señalar que previo al 01 de julio trascendió en varias columnas y artículos de opinión de la prensa oaxaqueña, que estas organizaciones habían realizado acuerdos con dirigentes priistas para canalizar su voto a esos candidatos, toda vez que la estructura directiva del PRD nos les cumplieron sus antojos.

    Pero pasando las horas y cerca de las 12 de la noche de 02 de Julio de 2012 los resultados empezaron a cambiar. La tendencia del voto cerca de las dos de la mañana y con un porcentaje del 30 porciento de las actas capturadas daba el triunfo a la coalición del PRD, PT y Movimiento Ciudadano a la senaduría a Benjamín Robles Montoya, seguido muy de cerca por Eviel Pérez Magaña y Diódoro Carrasco Altamirano. En el caso de las diputaciones la tendencia se revertía excepto en los distritos de Huajuapan de León y Juchitan de Zaragoza, donde los candidatos del PRI llevan una cómoda ventaja.  

    Ya cerca de las 5:30 de la mañana la situación que reflejaba el PREP era distinta, en los 11 distritos oaxaqueños la votación perfilaba que Andrés Manuel López Obrador se posesionaba como el candidato favorito de los oaxaqueños dejando muy atrás a Enrique Peña Nieto. Para el caso de la senaduría 10 de los distritos describían su preferencia por Robles Montoya, dejando muy atrás al candidato del PRI y más lejos a Diódoro Carrasco. Para cerca de las 6 de la mañana, 10 de las 11 diputaciones era para la Coalición a excepción de Huajuapan de León que el virtual triunfo recaía en Luis Antonio Ramírez Pineda, el cachorro del ex gobernador Heladio Ramírez López, quien de la mano de su padre y de toda la CNC recorrieron la mixteca derrochando recursos para asegurar el patrimonialismo de esa familia poderosa. Cerca estaba la candidata de la coalición Gloria Bautista Cuevas, que por segundo intento contendía por un cargo de elección popular que se le había negado. Y que pese al desgaste que esta candidata libro con las fuerzas obscuras de la Unión Campesina Democrática, usufructuada por la familia Silva Salazar, salió librada para ser la candidata del PRD, PT y Movimiento Ciudadano, y que en la madrugada del 02 de Julio de 2012 estaba todavía muy atrás de Ramírez pineda.  

    Hacia las 7:30 am y con un poco más del 50 porciento de actas computadas la situación se revirtió totalmente. El candidato de la Coalición Andrés Manuel López Obrador ya era el favorito de los electores Oaxaqueños en todos los distritos, Benjamín Robles de igual forma, se aleaba de los demás candidatos tenia una cómoda y amplia ventaja. Y en 10 de los 11 distritos los votos favorecían a los candidatos del PRE, PT y MC a excepción de Juchitán de Zaragoza.

    Si lo que parecía difícil de realizar se cumplió, la candidata de la coalición “Movimiento Progresista” le daba la vuelta a los resultados. Se ponía por encima del imbatible candidato del PRI Luis Antonio Ramírez Pineda con un margen muy estrecho. De apenas un punto porcentual.  Las horas pasaron y para las 10:30 am y con cerca del 90 porciento de las actas computadas, la coalición del PRD y sus aliados aseguraron ya los resultados casi definitivos.

    Cerca de las 13hrs y con el 100 % de las actas capturadas lo que parecía difícil de creer, la super aplanadora del PRI oaxaqueño volvía a recibir una tunda que no se ha podido reponer desde hace seis años en los comicios federales y estatales. Al día de hoy de todos los distritos electorales y cargos de representación gano solo uno.

    Con ello Oaxaca fue uno de las pocas entidades, que junto con el distrito federal se esta convirtiendo en el bastión de la izquierda mexicana al dejar marginada a una vieja estructura caciquil priista que gobernó esta entidad por cerca de 85 años. Los oaxaqueños y las organizaciones sociales de izquierda y disfrazadas de antipriistas lograron lo que se veía hasta para quien escribe esta reflexión, una proeza.

    Pero este triunfo virtual de los candidatos del “Movimiento Progresista” se debe en buena parte a los residuos todavía llamada APPO, a la Sección XXII del CNTE, a las micro organizaciones indígenas existentes en las distintas regiones, a los brotes del movimiento estudiantil del #Yo soy 132, al MULT, FPR, FNIC, FIOB, a los miembros del MASJC, a los estudiantes de las varias universidades estatales, con MORENA y aun sin fin de ciudadanos y organizaciones que cansados de los maltratos y vejaciones de los priistas en cada región decidieron optar por reforzar esta expresión política .

    Oaxaca y sus ciudadanos cumplieron con la coalición del “Movimiento Progresista”, que no se les olvide a sus candidatos virtualmente ganadores. Oaxaca y los oaxaqueños son los que realmente sacaron la cara por no seguir bajo el yugo de un priismo autoritario y caciquil. Dentro de esta misma dimensión del análisis del caso de Oaxaca, es claro que la genta de estas tierras, ya no quieren más PRI, y esto es un fuerte golpe a los cacicazgos en cada región, que a pesar de los grandes recursos económicos dispendiados, un numero determinado de oaxaqueños dijo “No más PRI”.

    Por su parte, el Partido Acción Nacional con presencia en la entidad viene como su similar a nivel nacional en franco declive, ya que ante la falta de cuadros y la renovación de sus estructuras, y por las pifias cometidas por sus legisladores y la mala estrategia de Felipe Calderón y su “Guerra Inútil”, han perdido en menos de 12 años todo el capital político que habían cosechado. El PAN en Oaxaca esta en una plena crisis a su interior que muy difícilmente podrá levantarse, salvo en las contiendas municipales que ya tienen asegurados ciertos ayuntamientos.

    Oaxaca cumplió.