Columna: Las otras verdades.

 

HUAJUAPAN Y LOS NEGOCIOS AL AMPARO DE LA FE

 

Por Eduardo Cruz Silva/APIM.

Mientras el presidente municipal de Huajuapan, Luis de Guadalupe Martínez Ramírez, anunciaba desde el inicio de su gestión que uno de sus proyectos prioritarios para la Ciudad de Huajuapan sería la construcción de un “santuario” dedicado a la imagen del Sr. de los Corazones, con la supuesta finalidad de incentivar el turismo religioso, el clero local se desmarcó totalmente de dicho proyecto pues no cuenta con el aval de la diócesis de Huajuapan.

La promesa del edil que en su momento que le acarreó carretonadas de aplausos de su más cercanos al parecer ha quedado en el limbo, pues el pasado jueves al darse a conocer las actividades que realizará la Iglesia Católica en el marco de los festejos de la imagen del Sr. de los Corazones que concluyen el 24 de julio, la hermandad de esa imagen tan venerada por los Huajuapeños, así como el clero local dijeron desconocer totalmente la pretensión del alcalde Martínez Ramírez.

En voz del presbítero Xavier Hernández Martínez, vicario de Pastoral de la diócesis de Huajuapan y encargado de la capilla del Sagrario donde se ubica la imagen aludida, dijo que un santuario de la naturaleza que pretende el edil de Huajuapan no lo puede poner cualquier persona, que en todo caso tendría que estar autorizado por la diócesis después de un estudio pertinente y finalmente ser autorizado por el obispo pero “hasta el momento no saben nada” de lo que prometió el munícipe de Huajuapan.

Para rematar dijo: ¿para qué se quiere un santuario? Pues de autorizar algún cambio de ubicación, en todo caso se realizaría a la Iglesia Catedral. “Un santuario no se proyecta… por lo cual no tendría validez religiosa por no ser propio de la religión católica”.

  • Promesas de campaña del panista Luis de G. Martínez, Construcción del Templo del Señor de los Corzones.
  • Por su parte el edil de Huajuapan Luis de Guadalupe Martínez Ramírez, al ser entrevistado por una agencia de noticias local volvió a reafirmar que el “santuario” se construirá con una inversión superior a los 20 millones de pesos pese a las trabas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), “el cual para los trabajos en todas partes, frena el desarrollo, se cierra a escucharnos, pero tenemos que convencerlos que esto es un atractivo y un detonante en el desarrollo de la ciudad”.

    El edil montado en su macho dijo: “además de que tenemos un proyecto de forma mensual de hermanamiento con otros pueblos, incluso del extranjero para que cada mes se realizan visitas al santuario y se detone el atractivo turístico y económico en el municipio”.

    Hasta aquí, todo parecería que simplemente se trata de un pequeño desencuentro o la falta de cruce de información con la jerarquía católica de Huajuapan, sin embargo, existe mar de fondo en el asunto, pues desde hace meses los dueños de los terrenos circundantes al Cerro del Yucunitza, ya habían sido convencidos sobre dicho proyecto y hacían cuentas alegres sobre la posible urbanización de esa zona de la ciudad que de entrada provocaría el aumento de plusvalía de sus propiedades.

    Tan es así, que algunos propietarios de la zona referida de inmediato trazaron planes de lotificación en la Agencia Rancho Castillo, otros más, esperan frotándose las manos la venta de los terreros por donde supuestamente cruzarían los accesos. Curiosamente todos los posibles beneficiados con ese proyecto guardan una filiación panista y estrecha cercanía con el edil.

    Como presidente municipal electo, Martínez Ramírez, al trazar ante los medios de comunicación su proyecto de trabajo, aseguró que construiría el referido santuario con ahorros que se generarían en el gasto corriente pues se reducirían muchos de los gastos superfluos que en ese momento realizaba la administración de Francisco Círigo Villagómez, otro edil de extracción panista.

    No obstante y por lo que hasta ahora se conoce, esos supuestos ahorros solamente se han realizado en sueños, pues el aparato burocrático, sueldos y gastos operativos del ayuntamiento permanecen igual y en muchas áreas se han incrementado considerablemente y existe evidencia de ello.

    Ahora que se conoce la postura del clero católico de Huajuapan, se podría decir que alguna de las dos partes está mintiendo y por parte de la diócesis local lo dudamos, pues es de todos reconocida la seriedad del Obispo Teodoro Enrique Pino Miranda.

    Lo que si se puede deducir es que la construcción del “santuario” a la imagen del “Sr. de los Corazones” no es más que un intento disfrazado por realizar un jugoso negocio en bienes raíces en la zona proyectada como en su momento ocurrió con la construcción de la “Central Camionera” que llevó a cabo Martínez Ramírez cuando fue presidente municipal por primera vez y que ante su inoperancia, con el transcurrir del tiempo acabó en un espacio de oficinas y bodega del municipio. En suma, un simple negocio al amparo de la fe de un pueblo.