Opinión.

  • Una sombra de colaboracionista lo persigue.

Jorge Mario Bergoglio nuevo Jefe de la Iglesia católica.

 

Por Ricardo García Jiménez / APIM.

La designación del Cardenal Argentino Jorge Bergoglio para ocupar el sillón de San Pedro se vislumbra como una tibia señal para darle nuevos rumbos a los destinos del Vaticano. Bregolio, perteneciente a la orden de los jesuitas, fue postulado por el Colegio Cardenalicio para darle sentido y acabar con los vicios que ahí se han dado y que han propiciado una serie de escándalos que pusieron en jaque el papado de Benedicto XVI ante la falta de solución de los mismos.

El Arzobispo primado de Argentina es un hombre de 76 años, tímido y de pocas palabras, que desde su juventud vive con un solo pulmón, goza de un gran prestigio entre sus seguidores que aprecian su total disponibilidad  y su forma de vida, alejada de toda ostentación mundana.

Al igual que Juan Pablo II, Bergoglio es ''… un conservador a nivel de la doctrina y progresista en materia social''. El prelado es ''… un crítico severo del Fondo Monetario Internacional y del  neoliberismo'', según refiere Sergio Rubin, cronista de temas  religiosos del diario Clarín.

Bergoglio nació el 17 de diciembre de 1936 en el seno de una familia  modesta de la capital argentina, hijo de un trabajador ferroviario de origen  piamontés y de una ama de casa.

  • bergo
  • .
  • Asistió a la escuela pública de donde egresó como técnico químico y a los  22 años se une a la Compañía de Jesús, donde es conducido a estudiar Humanidades y obtiene una  licenciatura en Filosofía. Tras incursionar en la enseñanza privada, comienza sus estudios en Teología  y se ordena como sacerdote en 1969. Menos de cuatro años después, a los 36 años de edad, fue designado responsable  nacional de los jesuitas argentinos, cargo que desempeña durante seis años.

    Es en los años difíciles, durante la dictadura militar argentina (1976-1983), Bergoglio fue un conservador que procuro mantener a toda costa la unidad del movimiento jesuita, tratando de desapartar la teología de la Liberación que venía siendo la línea pastoral de la Iglesia Católica Argentina y en una buena parte de Centroamérica y Sudamérica de aquel tiempo, bajo la consigna de '… mantener la no politización de la Compañía de Jesús'', relata su portavoz el  sacerdote Guillermo Marco.

    Lo criticable de Jorge Bergoglio fue que en aquel momento del mayor auge de la dictadura argentina apresaron a dos miembros de la Compañía de Jesús, ante lo cual Bergoglio los dejo a su suerte. Se especula que el religiosos negocio con la junta militar para que Compañía de Jesús  no fuera expulsada de Argentina a cambio de no apoyar a los grupos disidentes.

    “Él ha sido el gran salvador de los jesuitas al frenar la hemorragia y  evitar la profundización de la crisis”, estima Rubin al destacar que el  accionar del Bergoglio de entonces sigue siendo motivo de controversia dentro de  los sectores de izquierda. Existe hasta la fecha un reclamo y una demanda hacia muchos de los obispos que pudieron ayudar a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, porque estos no lo hicieron que los capellanes en las fuerzas armadas colaboraran para encontrar a los desaparecidos o consintieron las violaciones de derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad, como arrojar a los disidentes en vuelos aéreos al mar.

    Hace un par de años Bergoglio ya había pasado por tribunales, ya que también fue citado en la causa que procesa a los responsables de crímenes de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma), y por el caso de dos sacerdotes jesuitas, uno de los cuales, el que sobrevivió, lo señaló por no haber impedido su secuestro y tortura siendo superior de los jesuitas.

    Retomando su ascenso, en mayo de 1992, Juan Pablo II lo nombra obispo auxiliar de Buenos Aires y  comienza a escalar rápidamente en la jeraquía católica de la capital: es  vicario episcopal en julio de 1992, vicario general en 1993 y arzobispo  coadjutor con derecho de sucesión en 1998. Se convierte luego en el primer jesuita primado de Argentina y en febrero  de 2001 viste finalmente el púrpura de cardenal.

    Pese a esta meteórica carrera, es un hombre ''muy humilde'' y  cultiva ''un bajo perfil'' señalan las fuentes argentinas. No posee automóvil, se desplaza mediante el transporte público y renuncia a ocupar la suntuosa residencia de los arzobispos  de Buenos Aires.

    No concede entrevistas periodísticas, pese a ser un ávido lector de la  prensa y a que ha puesto en  marcha un eficaz servicio informativo.

    Se sabe sin embargo, que es un gran lector de Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal y Dostoievsky, amante de la ópera y fanático del club de fútbol San  Lorenzo, curiosamente fundado por un sacerdote.

    Otra imputación que trata de contrastar con su imagen de un clericó humilde y honesto es aquella que reporta el periodista Horacio Verbitsky, quien señala que la administración de Bergoglio dejó un faltante de unos seis millones de dólares en la contabilidad de la Compañía de Jesús, provenientes de aportes y donaciones que no se registraron en los libros. Un testimonio de primera mano de Verbitsky da cuenta de ello.

    Como sea, al parecer los tres últimos papados tienden a trazar una línea pastoral con fuetes inclinaciones muy ortodoxa al interior de la iglesia católica, manteniendo una estrecha relación los las juntas militares, dictaduras militares o políticas y la extrema derecha social, pero por otro lado, en el caso de Bergoglio se trata de dar un imagen diferente al hacer referencia a su trabajo social bajo los principios de los jesuitas de acompañar y trabajar con los más pobres con una moderada y desteñida teología de la liberación para no confrontar a los grupos ultra conservadores.

    El papado que comienza tendrá un doble rostro, por una lado el congratularse con la derecha internacional y, por el otro, simular el trabajo y ayuda con los más necesitados. Aparte de tratar de reformar algunos principios al interior de la iglesia y sanear todos aquellos vicios de forma moderada que han cimbrado a esta institución.
    Para más información sobre el lado obscuro de Bergoglio en argentina y su vínculo con las juntas militares y su papel el ellas recomiendo el siguiente link.     

    Fuente: http://revoluciontrespuntocero.com/chile/2013/03/13/todo-sobre-el-nuevo-terrorista-en-el-vaticano-el-pasado-te-condena-francisco-i/