Opinión.

 

EL MINISALARIO Y EL COSTO DE LA VIDA. LA PROPUESTA MANCERISTA Y LA CONSULTA PANISTA.

 

Por Martín Carlos Ramales Osorio/APIM.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el izquierdista y progresista Miguel Ángel Mancera, se ha pronunciado en los últimos días por incrementar el salario mínimo; que a estas alturas del costo de la vida más bien se debería denominar microminisalario, por la poquísima cantidad de satisfactores de la canasta básica que puede comprar el trabajador que lo devenga con el sudor de su frente.

¿Qué puede comprar el trabajador que devenga un minisalario? La verdad no mucho, por no decir casi nada. En la Zona Geográfica A, el salario mínimo diario vigente a partir del primero de enero del presente año es de 67.29 pesos; en la Zona Geográfica B, el salario mínimo diario es de 63.77 pesos.

  • Minisalario.
  • ¿Qué puede adquirir el trabajador con 67.29 o con 63.77 pesos en el día a día? En una ciudad de tamaño medio como Huajuapan de León, Oaxaca, perteneciente a la Zona Geográfica B, con 63.77 pesos el trabajador puede adquirir más o menos lo siguiente: un kilogramo de tortilla ($10.0), ocho piezas de pan ($16.0), un kilogramo de huevo ($26.0), medio kilogramo de azúcar ($5.50), medio litro de leche de vaca ($5.0) y le sobraría 1.27 pesos para el ahorro en alguna institución de ahorro y crédito popular. Con ese minisalario apenas puede subsistir una persona en el día a día, para una familia de cuatro personas es totalmente insuficiente.

    En el Distrito Federal, en donde el salario mínimo es mayor (67.29 pesos), un trabajador puede adquirir apenas lo siguiente (y eso en los mercados públicos, donde los precios son más bajos que en las grandes tiendas de autoservicio como Mercado Soriana, Chedraui, La Comer, Walmart y Bodega Aurrerá, según la Lista de Precios de la Canasta Básica de Julio de 2014 que difunde Profeco): un kilogramo de azúcar ($9.0 en la Central de Abastos), un kilogramo de huevo ($23.0 en la Central de Abastos), un kilogramo de tortilla ($8.0), ocho piezas de pan ($12.0), un litro de leche pasteurizada lala ($14.0 en los mercados sobre ruedas) y le sobraría 1.29 pesos para el ahorro.

    En el Distrito Federal, salario nominal más alto y precios de la canasta básica más bajos; por tanto, mayor poder adquisitivo del minisalario; en una ciudad de tamaño medio como Huajuapan de León, ubicada en la mixteca oaxaqueña, una de las regiones más pobres y marginadas del país, salario nominal más bajo y precios de la canasta básica más altos, por lo que el poder de compra del minisalario es sensiblemente menor. Sin embargo, en ambas ciudades el minisalario es totalmente insuficiente como para sostener a una sola persona y ya no digamos a una familia promedio de cuatro miembros.

    En esa perspectiva, es urgente un incremento al minisalario. Incremento que en este caso debe ser exigido y demandado por el sector obrero organizado y no por políticos como Miguel Ángel Mancera o partidos como Acción Nacional que claramente actúan con fines electoreros, pensando en las elecciones intermedias de 2015 en que se renovarán gubernaturas (Colima, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora), diputaciones federales, legislaturas locales, delegaciones en el DF y presidencias municipales.

    Vaya que los partidos políticos se disputarán mucho el 5 de julio de 2015 como para aprovechar cualquier tema sensible como el que nos ocupa. Proclamarse paladines y defensores de la clase trabajadora puede ser una buena estrategia para atraer y retener clientela electoral en las 15 entidades federativas en que habrá elecciones el próximo año (además de las cinco entidades federativas mencionadas, también habrá comicios electorales en Campeche, Coahuila, Estado de México, Guanajuato, Distrito Federal, Hidalgo, Jalisco, Morelos y Tabasco).

    De esa manera, la consulta ciudadana de Acción Nacional sobre el incremento al salario es pura farsa, demagogia, hipocresía y baladronada. ¿De cuándo a la fecha los fufurufos y conservadores panistas se han preocupado por el bienestar de los sectores populares, por el bienestar de la clase trabajadora? ¿Por qué cuándo los panistas gobernaron al país no hicieron nada por detener la caída del poder de compra del salario? ¿Por qué los hipócritas panistas no promovieron e impulsaron también una consulta ciudadana sobre la reforma energética, tema sensible para la sociedad mexicana?

    A Miguel Ángel Mancera y a su partido (al colaboracionista y timorato PRD) les preocupa perder la capital de la República ante sus adversarios priístas y panistas, y de ahí su muy sentida preocupación por el escaso poder de compra del salario y en particular del minisalario. Y ni que decir de Acción Nacional que perdió la Presidencia de la República, y que en los últimos días y meses ha enfrentado el desprestigio y el repudio de la ciudadanía por el errático e inmoral proceder de algunos de sus distinguidos militantes. Así, que el incremento al salario deberá provenir de reclamos de la clase trabajadora (que necesita reponerse y reorganizarse) y no a partir de declaraciones de políticos como Miguel Ángel Mancera y Gustavo Madero que claramente actúan con base en el cálculo político y electorero. A otro perro con ese hueso. Que se los crea su abuelita.

    Email: mramales2000@yahoo.com.mx