Opinión.

LOS CANDIDATOS A LA DIPUTACIÓN FEDERAL POR 03 DISTRITO SIN PROPUESTA LEGISLATIVA ALGUNA Y SU VISIÓN PATRIMONIALISTA DE LA POLÍTICA.

 

Por Martín Carlos Ramales Osorio.

 

La encuesta que Consulta Mitofsky aplicó en el Tercer Distrito Electoral Federal con cabecera en la Ciudad de Huajuapan de León para el Partido de la Revolución Democrática (PRD), parece indicar que Gloria Bautista Cuevas será la eventual candidata a Diputada Federal por el mencionado instituto político.

De ser así, Gloria Bautista Cuevas estaría compitiendo por la tan ansiada curul, o más bien por la muy jugosa dieta que según el Presupuesto de Egresos de la Federación 2012 (PEF-2012) (www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/PEF_2012.pdf) asciende a 1 millón 524 mil 151 pesos anuales una vez deducido el ISR correspondiente (o bien, a poco más de 127 mil pesos al mes entre sueldo base, mismo que representa el 83 por ciento de la percepción bruta anual, y prestaciones como las siguientes:

  • pre
  • LOS CANDIDATOS A LA DIPUTACIÓN FEDERAL POR 03 DISTRITO SIN PROPUESTA.
  • aportaciones a seguridad social por 654 mil 304 pesos anuales, ahorro solidario por 43 mil 383 pesos al año, aguinaldo por 198 mil 187 pesos anuales, ayuda para despensa por 38 mil 45 pesos al año, seguro de vida institucional por 66 mil 818 pesos anuales, seguro de gastos médicos mayores por 110 mil 610 pesos al año y, finalmente, seguro de separación individualizado por 197 mil 262 pesos anuales), contra los candidatos del PRI y del PAN: José Antonio Ramírez Pineda y Patricia Legaría, respectivamente.

    Lo anterior, cuando un buen porcentaje de la población ocupada de toda la mixteca oaxaqueña (que comprende 154 municipios) gana hasta dos salarios mínimos, partiendo del hecho de que el salario mínimo en la Zona C a la cual pertenece Oaxaca asciende a 59 pesos con 8 centavos al día (www.conasami.gob.mx), o mil 772 pesos con 40 centavos al mes, o 21 mil 269 pesos al año. Al respecto, el Consejo Nacional de Población (CONAPO, www.conapo.gob.mx) con base en información del XIII Censo General de Población y Vivienda 2010 del INEGI, registra que en 2010 el 79.11 por ciento de la población ocupada de la mixteca oaxaqueña ganaba hasta dos salarios mínimos; esto es, hasta 118 pesos con 16 centavos al día, o 3 mil 544 pesos con 8 centavos al mes, o 42 mil 537 pesos con 60 centavos al año.

    Lo anterior, sin mencionar que el 30.6 por ciento de la población total de la mixteca oaxaqueña vive y se desenvuelve en condiciones de muy alta marginación, y el 25.5 por ciento en condiciones de alta marginación; es decir, que poco más del 55 por ciento de los mixtecos viven en condiciones bastante deplorables de bienestar material y social. Muy probablemente, una muestra palpable de lo mucho que han trabajado por la región sus representantes populares: desde agentes de policía, pasando por presidentes municipales y diputados locales, hasta gobernador del estado.

    ¿Será acaso que un diputado federal, con todo el respeto que nos merecen los señores legisladores y que con toda seguridad habrá honrosas excepciones al respecto, es más productivo que un profesor universitario, que un albañil, que un arquitecto, que un plomero, que un ebanista, que un electricista, que un diseñador gráfico o cualquier otro profesionista u obrero calificado que se gana el sustento diario, o el pan de cada día como se dice en términos muy cristianos, de manera honesta y con el sudor de su frente?

    Sin embargo, aquí viene lo importante: cuando un obrero o profesionista pretende desempeñar algún puesto en una empresa determinada tiene que cumplir con una serie de requisitos, desde probar que tiene experiencia en el cargo hasta demostrar que está en posesión de una formación académica universitaria o de cualquier otro tipo (carrera técnica, diplomado, cursos de capacitación, etc.), además de demostrar ciertas aptitudes y destrezas tanto físicas como intelectuales para desempeñar con éxito el puesto porque el que seguramente estará compitiendo con  otros. Al final, la empresa se decidirá por el mejor, y no por el menos malo como comúnmente sucede en el mercado político.

    De igual manera, los ciudadanos, como empleadores reales y potenciales de todo aspirante a un puesto de elección popular, deberíamos de exigir a éstos que demuestren experiencia para desempeñar el cargo por el que aspiran, así como formación académica de cierto nivel, además de ciertas aptitudes y destrezas tanto físicas como intelectuales (partiendo de la muy conocida experiencia de que lo licenciado, lo maestro o lo doctor no quita lo menso, únicamente lo disfraza). Y si somos más exigentes todavía, les podríamos pedir que demuestren solvencia moral, además de sensatez y cordura para tomar decisiones y para conducirse de manera correcta frente a sus conciudadanos.

    ¿Acaso pensará Gloria Bautista Cuevas que basta con que sea voluntariosa, entusiasta, bienintencionada y buena onda como para merecerse el cargo de diputada federal de miles de mixtecos que viven en condiciones muy lamentables de pobreza y marginación?

    ¿Acaso pensará Luis Antonio Ramírez Pineda que le basta con ser hijo de Heladio Ramírez López, personaje éste que se desempeñara como diputado federal durante 1976-1980, como senador de la República durante 1982-1986, como gobernador del estado durante el periodo 1986-1992, como senador de la República plurinominal por única vez y por tres años, como líder de la Confederación Nacional Campesina (CNC) y como senador de la República plurinominal de 2006 a 2012, para que los mixtecos votemos mayoritariamente por él? ¿Acaso pensará Luis Antonio Ramírez Pineda, que ya se desempeñó como diputado federal plurinominal durante el periodo 2006-2009, que los cargos públicos de elección popular son de propiedad familiar? He ahí la concepción patrimonialista del poder por parte de un PRI que se resiste a cambiar.

    De Patricia Legaría ni que decir, ¿acaso pensará esta señora que le basta con ser panista y con apellidarse Legaría para que los electores del tercer distrito electoral federal decidamos hacerla una digna representante de los mixtecos en la H. Cámara de Diputados?

    Hasta el momento, ni el candidato del PRI, Luis Antonio Ramírez Pineda, ni la candidata del PAN, Patricia Legaría, ni ninguno de los cinco fantásticos del PRD, han presentado propuesta legislativa alguna ante el electorado. ¿Cómo pretenden entonces convencer al electorado? ¿Cómo pretenden pues que los ciudadanos les demos una chamba bastante bien remunerada, que ya quisiera cualquier maestro o doctor en ciencias? Hasta el momento no han demostrado prácticamente nada.

    Ante lo cual nos surgen muchas dudas e interrogantes: ¿sabrán Gloria Bautista Cuevas, Luis Antonio Ramírez Pineda y Patricia Legaría sobre qué temas hay que legislar para que la mixteca oaxaqueña logre salir de la pobreza y del atraso que ha padecido por años? ¿Saben en realidad sobre cómo legislar, sobre cómo presentar ante el pleno de la H. Cámara de Diputados una iniciativa de ley y cómo defenderla con argumentos sólidos? ¿O acaso simplemente aspiran a levantar el dedo y a extender la mano cada quincena para recibir su muy jugosa dieta? Se me hace que en esta ocasión los mixtecos conscientes no nos decidiremos por ninguno de ellos, ya que se trata de elegir al mejor y no al menos peor.

    Al tiempo.