Opinión.

DE NUEVO A LA REALIDAD, SE HA TERMINADO EL ROMANTICISMO ELECTORAL ¿Y AHORA QUÉ SIGUE?

 

Por Jesús Russell Mariano.

Frente a los datos del conteo rápido presentado por el IFE,  donde dan el triunfo a Enrique Peña Nieto del Partido de la Revolución Mexicana (PRI) sobre su más cercano contendiente el candidato de las Izquierdas Andrés Manuel López Obrador ¿qué nos queda de las elecciones? ¿Cómo nos explicamos el comportamiento de los ciudadanos en las urnas? ¿Existe en la participación social algo de conocimiento y cultura política? ¿Qué nos dejan las despensas, los obsequios, la publicidad, en particular, lo que se llamamos compra de votos?, en fin, centenares de preguntas que tendremos que responder para poder entender el resultado final de las elecciones, sin embargo, hoy solo me enfocare a la pregunta inicial.

Retomando los resultados preliminares donde el candidato del PRI, según el IFE, obtiene el triunfo con +/- 37% de los sufragios, sobre el 31% del candidato de las Izquierdas (otro tema de suma importancia que analizaremos en otro escrito, sobre el conocimiento social sobre Izquierda y Derecha), así también, es elemental reconsiderar el total de votantes que asistieron a las urnas, y este se ha calculado en aproximadamente un 62% del total de los electores, es decir que alrededor de +/- 38% se abstuvieron de ir a votar, si contamos el porcentaje de votos nulos  la inconformidad aumentaría, podríamos decir que el candidato ganador se levanto con el triunfo con menos del 30%  del total de electores, es decir con el abstencionismo dejamos que aproximadamente, exagerando, la cuarta de la población decida el rumbo de  un país.

  • elecc
  • La elección.
  • Ahora preguntemos a esa cuarta de la población que hoy festeja el triunfo de su candidato, como al resto de los votantes en general, no dudo que un porcentaje muy pequeño tenga conocimiento, lo que me preocupa son las masas ¿Qué tanto conoce de sus propuestas, sabe de la ideología que representa el partido por el que ha votado? Ese es el tema de mayor preocupación, es justamente ahí donde debemos detenernos, ya que es lamentable que los partidos se aprovechen del analfabetismo y de la ignorancia de gran parte de la población, expresiones como “me da los mismo, todos son iguales, yo siempre he votado así, ellos me regalaron una despensa, laminas, cemento, es lo que dice la tele, para que votar si ya sabemos quién va a ganar… “y centenares de comentarios similares se repiten elecciones tras elecciones. Estamos faltos de cultura política, es esa la reforma educativa que necesitamos, no la que se empeñan en implantar con el modelo educativo reciente.

    Hago un llamado en general, a los partidos políticos que se han convertido en grupos de interés particular y no colectivo, a los gobiernos que se han enfrascado en la simulación, a la sociedad individualista que en la demagogia exalta el bienestar social y en la práctica pasa por encima de ella, lo importante no es quien haya ganado, sino, cómo lo ha logrado, cuales son los costos a cubrir, que le depara a México como país, ¿mas promesas, mismo sistema, regresión o transformación? Después de los gritos y los aplausos lo invito a reflexionar.

     

    elec