Reportaje.

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, RECONOCIMIENTO A LA LUCHA DE MUJERES MIXTECAS.

 

Por Ricardo García J. & Lizet Ramos/APIM.

El 8 de marzo de cada año esta marcado como el Día Internacional de la Mujer, fecha que celebran los distintos grupos femeninos en todo el mundo. Días previos a esa fecha en todos los países del orbe se realizan una serie de eventos académicos, políticos y culturales, en mesas temáticas que analizan los avances o retrocesos de las políticas públicas  a ese sector de la sociedad. También dichas actividades hunde sus raíces en reconocer la lucha plurisecular de las mujeres por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre.

Desde los primeros años en que se fue construyendo el Día Internacional de la Mujer, este ha adquirido una nueva dimensión mundial para las mujeres de los países desarrollados y en desarrollo. El creciente movimiento internacional de la mujer, reforzado por las Naciones Unidas mediante cuatro conferencias mundiales sobre la mujer, ha contribuido a que la conmemoración sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica.

dia de

El Día Internacional de la Mujer es cada vez más una ocasión para reflexionar sobre los avances conseguidos, exigir cambios y celebrar los actos de valor y decisión de mujeres comunes que han desempeñado una función extraordinaria en la historia de los derechos de la mujer. El Día Internacional de la Mujer conmemora la lucha de las mujeres por la igualdad sustantiva y el ejercicio pleno de sus derechos.

En el caso de  los avances y rezagos de las condiciones en que viven las mujeres Oaxaqueñas, sigue existiendo una asimetría sustantiva de los derechos de las mujeres en todos los campos del quehacer de las mujeres de esta entidad.

En el caso particular de las mujeres mixtecas estas han siguen luchando por alcanzar la igualdad sustantiva en el en todos los terrenos de sus actividades cotidianas. 

Si bien hay avances relativos en la lucha por la igualdad sustantiva, aún existen grandes pendientes en la materia, sobre todos con las mujeres indígenas, que tradicionalmente han sido marginadas de todo beneficio que el Estado Mexicano les pueda otorgar.

Es un hecho que también la participación política de las mujeres y el que puedan alcanzar su autonomía económica, parte de la existencia de elementos culturales como el “Machismo” que es una constante que define una relación de subordinación con su pareja, donde aún hoy las responsabilidades del hogar y de las y los hijos sigue concentrándose en las mujeres mixtecas.

Aún hoy en este 2012, en la mixteca, en ciertos sectores femeninos prevalece un fuerte rezago en las condiciones laborales justas de muchas de las mujeres mixtecas, hoy sigue existiendo un acotamiento de sus derechos sexuales y reproductivos que siguen quedan supeditados a la decisión de los hombres.

Este 8 de Marzo de 2012, desde este espacio invitamos a reflexionar sobre la existencia de esa brecha de desigualdad de género que impide a las mujeres y hombres por alcanzar un desarrollo conjunto, lo cual se refleja en la inequidad salarial, la participación política y de liderazgo, así como en el ejercicio de sus derechos sociales e individuales.

A continuación, entregamos al amable lector una serie de breves entrevistas a destacadas mujeres mixtecas, que en el ámbito de sus actividades han manifestado una tenacidad por cerrar esas brechas que prevalecen en esta región, donde nos comparten sus puntos de vistas ante este sistema inequitativo en el que se desarrolla la vida cotidiana de cientos de mixtecos.  

 

beti aquino

Beatriz García Aquino.

Egresada de la carrera de Ciencias de la  Comunicación de la facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM, ha trabajado en diversos medios de comunicación del estado y la Mixteca como la Agencia de Noticias Igabe en el área de Jefa de Información, los Servicios de Salud de Oaxaca, la radiodifusora XEOU como reportera y auxiliar de noticias, en el INEGI como jefa de entrevistadores y en la empresa Notilog como analista de información.

1.-¿Cree usted que siguen existiendo marginación, discriminación y violencia social hacia las mujeres?
R.-Si, aún es común observar todo tipo de violencia y manifestaciones que denotan menosprecio y subestimación del valor de la mujer
.

2.-¿Considera que la cultura machista sigue siendo un obstáculo para el desarrollo de las mujeres mixtecas?
R.- Así es, principalmente en las comunidades donde aún predomina la autoridad de la figura del hombre entre las familias. Muchas veces las mujeres se ven obligadas a adoptar estilos de vida como es el contraer matrimonio o dedicarse al cuidado de la familia, que las limitan en su desarrollo profesional y personal.

3.- En su caso particular, ¿cuáles han sido los obstáculos que ha tenido que enfrentar para el desempeño de sus actividades profesionales desde una perspectiva de género?
R.- En mi caso, son pocas las veces que he sufrido situaciones en relación a la discriminación por mi género. Pero podría mencionar que al momento de buscar empleo fui descartada por ser mujer en más de una ocasión. Asimismo al desempeñarme como reportera algunas veces la información, especialmente de tipo policíaco, primero le es facilitada a los hombres por identificarse en mayor medida con las fuentes.

4.- En su opinión, ¿cuál sería el camino que deberían emprender las instituciones sociales y políticas para evitar la discriminación y violencia hacia las mujeres?
R.- Considero que la única alternativa es trabajar en un cambio de conciencia en todos los niveles del servicio público, lo cual sólo es posible a través de la educación, pues desafortunadamente la cultura ligada al machismo está arraigada a nuestras formas de vida y de pensar desde el momento en que nacemos.

5.- Para usted, ¿ha existido alguna mujer que la hay inspirado en su vida para superar esta marginación cultural que se vive en la entidad?  ¿Quién? ¿Cómo influyo en usted?
R.- Una maestra en la universidad, Stella Oranday Dávila. Me brindó toda una nueva perspectiva de la equidad de género  a reconocer a diferencia ente hombres y mujeres.

6.- Un mensaje le daría a las mujeres de la región y especialmente a las nuevas generaciones de mujeres.
R.- Que nunca pierdan de vista el gran valor de ser mujeres y que tengan el coraje de demostrar toda su capacidad y calidad como seres humanos. Y que nunca se resignen a una vida que no las haga felices.

 

 

 

 

 

 

 

catalina

Catalina Cisneros Santiago.

Fue la primer enfermera de la Unidad Medica numero 21 del Instituto Mexicano del Seguro Social de Tamazulapam del Progreso durante  los años 1976 a 2004, además de ser madre soltera por cinco años, para después responsabilizarse de una familia de 6 miembros y dedicarse a cuidar a su madre de 99 años de edad hasta el momento de su fallecimiento,  actualmente se dedica a  cuidar a sus suegros quienes cuentan con 89 y 90 años respectivamente.

1.- ¿Cree usted que siguen existiendo marginación, discriminación y violencia social hacia las mujeres oaxaqueñas y de la Mixteca?
R.- Si en todo su esplendor es un fenómeno que no respeta clases sociales, ya que la violencia desde psicológica, económica, sexual y física se da en todos los niveles culturales del estado y sobre todo de la región.

 2.- ¿Considera usted que la cultura machista sigue siendo un obstáculo para el desarrollo de las mujeres mixtecas?
R.-  Definitivamente, ya que la creencia muy arraigada en la Mixteca es que los hombres son libres de hacer lo que quieran, no así las mujeres quienes solo sirven para atender la casa y los hijos, lo que impide que el genero femenino logre desarrolle sus expectativas laborales, deportivas o culturales.

3.-En su caso, cuáles han sido los obstáculos que ha tenido que enfrentar para el desempeño de sus actividades profesionales, desde una perspectiva de género?
R.- Soy una mujer afortunada, ya que en mi experiencia personal no se me presentó ningún obstáculo y hasta el momento me siento satisfecha con los logros obtenidos además de sentir una paz interior por haber servido a las personas, en ocasiones desconocidas por 28 años, y aun continuo apoyando a mis familiares.

 4.-En su opinión, cuál sería el camino que deberían emprender las instituciones sociales y políticas para evitar la discriminación y violencia hacia las mujeres?
R.- La enseñanza hacia la igualdad, esto quiere decir que deberían de impartir más cursos  y talleres de orientación que difundan que las mujeres son tan valiosas como los caballeros y que deben de tener las mismas oportunidades, así como obligaciones y responsabilidades, pero además estos cursos deberían de ser de manera gratuita para que puedan acceder las féminas que menos tienen.

 5.-Para usted, ha existido alguna mujer que le haya inspirado su vida para superar esta marginación cultural que aún se vive en esta entidad. ¿Quién?¿Cómo influyó en usted?.
R.- Si dos fueron las mujeres que influyeron en mi formación personal y profesional, la primera fue la señora Guadalupe Santiago Sánchez, quien debido a su tenacidad mantuvo a flote a una familia de 14 miembros sin el apoyo de nadie mas, y profesionalmente la  médico familiar, Rosa Hernández Guzmán, quien en todo momento ha tenido la disposición de hacer cosas aparentemente exclusivas  del genero masculino pese a la dificultad que esto implica, y estar dispuesta a servir a sus semejantes sin importar la hora o el tener que sacrificar sus intereses familiares y personales.

6.-¿Qué mensaje le daría a las mujeres de la región y especialmente a las nuevas generaciones de mujeres?
R.- Les diría que deben esforzarse por lograr lo que se proponen, y tener una actitud positiva,  que enseñe a sus hijos varones el valor de la mujer, dejando que estos realicen actividades que en la Mixteca se consideran exclusivas de la mujer como, lavar los trastos o planchar la ropa.

 

beti canino

Alberta "Bety" Cariño Trujillo.

Fue directora de CACTUS (Centro de Apoyo Comunitario Trabajando Unidos) una organización comunitaria en la región de la Mixteca, Oaxaca. Promovió diversos trabajos enfocados a contener las asimetrías y rezagos que viven las mujeres indígenas de la mixteca oaxaqueña. El 27 de abril de 2010, que fue asesinada cuando los paramilitares emboscaron a una caravana humanitaria en su camino a la comunidad indígena autónomo de San Juan Copala. La caravana, incluidos los observadores de derechos humanos locales e internacionales buscaban entregar alimentos a la comunidad que había estado desde hace varios años bajo un bloqueo de paramilitares vinculados a grupos de poder de la región.

Para la compañera Bety Cariño, la incansable Pitaya Roja.
 
Los miembros fundadores de la APIM te recordamos Bety, que nos mencionabas en esas interminables reuniones para tratar de cambiar las condiciones de existencia de las mujeres en las comunidades indígenas de la mixteca que había que sembrar sueños en donde se pudiera, que sembrar semillas de rebeldía, era sembrar una grado de conciencia de que “…las cosas, la realidad puede cambiar” y que de ello brotarían como flores que cambiarían la realidad de las comunidades. Su cosecha representaba el mañana, la posibilidad de construir nuestro propio camino, decías.
 
Señalabas que “… cosechar la esperanza hermana, es cosechar con los pies descalzos, bien puestos en la tierra, el saber donde se esta parado, es saber de donde viene uno y hacia donde se dirige uno”.

Compañera Bety, este 8 de Marzo de 2012, estas sencillas palabras son un recordatorio de tu inigualable esfuerzo que fue un ejemplo perseverancia a tus ideales que fueron amancillados aquel fatídico 27 de abril, pero que ello solo sirvió para acrecentar mas tu lucha y convicción que es un ejemplo para quienes nos quedamos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

reyna

Reina Ortiz Escamilla.

Egresada de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, con la licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Con estudios de maestría en Comunicación y Tecnologías Educativas por el Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa. Fue profesora en la FCPyS de la UNAM y coordinadora de la Escuela de Comunicación de la Universidad Latinoamericana. . Trabajó para diversas instituciones como Canal Once, IFE, Cineteca Nacional, entre otras. Docente del Cobao 08. Actualmente es Jefe de Oficina en la Rectoría de la Universidad Tecnológica de la Mixteca. Coordinadora de la Semana de la Cultura Mixteca. Editora de la serie de libros sobre la cultura Mixteca, del que se han publicado diez. Y directora editorial de otros libros y revistas que se publican en el Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca (SUNEO).

1.- ¿Cree usted que siguen existiendo marginación, discriminación y violencia social hacia las mujeres oaxaqueñas y de la Mixteca?
R.- Si, por supuesto, es un problema fuerte que deriva de la cultura de muchos años atrás en la que la mujer era vista como un ser inferior. Por ello vemos en muchos ámbitos no sólo carencia de oportunidades sino rezago en la atención que se merecen. Y no olvidemos que muchos  de estos problemas tienen su inicio en la miseria, en la incapacidad monetaria para cubrir los mínimos de atención que requieren las mujeres en el área educativa, de salud, de vivienda, de empleo.

2.- ¿Considera usted que la cultura machista sigue siendo un obstáculo para el desarrollo de las mujeres mixtecas?
R.- Claro, aún encontramos a todos los niveles hombres que se resisten a que las mujeres sigan estudiando, que les niegan su apoyo para salir a desarrollarse en las perspectivas que tienen o en lo que han aprendido. En otros casos para que la mujer siga adelante tiene que realizar  todas las tareas del hogar, aparte del trabajo que afuera tiene, sólo por la falta de visión que algunos hombres padecen aún. Algunas mujeres incluso han sido víctimas de la violencia sólo por este hecho, por increíble que parezca.

3.-En su caso, cuáles han sido los obstáculos que ha tenido que enfrentar para el desempeño de sus actividades profesionales, desde una perspectiva de género?
R.- El ámbito universitario es muy noble, en ese aspecto he contado con un medio en el que no sólo se me ha permitido desarrollarme sino que he recibido impulso importante. Las perspectivas van creciendo y por ello una está más comprometida con las mujeres que hay a nuestro alrededor, de estimular a que sigan adelante en su desarrollo profesional, con nuevos sueños e ideas.

4.-En su opinión, cuál sería el camino que deberían emprender las instituciones sociales y políticas para evitar la discriminación y violencia hacia las mujeres?
R.-Son importantes las instancias que se han creado para apoyar a las mujeres víctimas del maltrato, pero aún son insuficientes. Es necesario y urgente que estas mismas instituciones tengan programas permanentes de valoración  a la mujer, apoyo en el rubro psicológico y legal, con el fin de que se sus tareas sean también de tipo preventivo y educativo.

5.-Para usted, ha existido alguna mujer que le haya inspirado su vida para superar esta marginación cultural que aún se vive en esta entidad. ¿Quién?¿Cómo influyó en usted?.
R.- Considero que ha habido mujeres importantes que han marcado el liderazgo y son influencia en cualquier circunstancia. Puedo mencionar como referentes la constancia y trabajo incansable de Madame Curie, la fuerza y belleza de la poesía de Sor Juana Inés de la Cruz, la sabiduría de Santa Teresa, la tenacidad de Rigoberta Menchú, la sagacidad de Oriana Fallaci, las letras emotivas de Nelly Campobello y porque no, mi mejor referente Otilia Escamilla,  mujer fina que con su prudencia y amor me enseñó  el valor y el orgullo de ser mujer.

6.-¿Qué mensaje le daría a a las mujeres de la región y especialmente a las nuevas generaciones de mujeres?
R.-Que sean constantes en sus sueños, que se sigan preparando, será la mejor arma para salir adelante y guiar mejor a su familia. Que en cualquier ámbito es  necesario que la mujer se desempeñe con mucha responsabilidad y vocación por lo que realiza. Hoy la sociedad requiere personas comprometidas para seguir adelante frente a los problemas que nos aquejan: medio ambiente, crisis económica, falta de empleos, salud, etc y que padecemos no sólo las mujeres, sino todos los seres humanos.