Opinión.

FUNCIÓN COMPLEMENTARIA.

 

Por MRPC A.C.

En la entrega anterior hicimos énfasis en lo que implica la gestión de obras, ya que no es la autorización municipal o su firma, lo que se puede entender y comprender como la gestión, ésta se concentra en todos los trámites, procesos administrativos, seguimiento y en especial la supervisión y la asesoría de las personas involucradas, ya sea los comités de obras de las propias agencias, las autoridades municipales o bien, asociaciones civiles como nosotros.

Esta gestión es precisamente lo que para algunas autoridades municipales despierta el recelo, ya que no solo se consideran como la última palabra en la decisión que ellos emiten como autoridad administrativa, sino que sienten mermadas sus facultades, percepción errónea pues son enormes las carencias en nuestra región mixteca que incluso ni un solo presidente ha podido atenuar. Se ha demostrado hasta la saciedad que un trienio  o basta, que para lograr combatir los ancestrales rezagos se requiere la participación de los sectores estatales, privados y sociales.

ac.

En este sentido nuestra asociación ha tenido en las últimas semanas una intensa actividad relacionada con las obras de infraestructura de beneficio social, en Buenavista Yucunicoco gestionamos la ampliación de la red de energía eléctrica por un monto de seis millones de pesos ante la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indios (CDI), lugar donde los habitantes ya habían solicitado el servicio por varios años pero sin obtenerlo, siendo nuestro apoyo el reforzar el trabajo que hacen los presidentes municipales junto con el de los agentes, no obstante las obras no llegan de la noche a la mañana, muchas de ellas se deben esperar a la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación para conseguirlo.

En San Martín Peras también gestionamos la ampliación de la red eléctrica, siendo la misma situación, la labor se avoca a una obra, mientras el municipio de la filiación política o partidista de la cual emanan se interesa por su administración, aspecto que nosotros como asociación no nos involucramos, ya que trabajamos con comunidades que al final benefician a toda la población sin menoscabo de su preferencia electoral, incluso en esta comunidad existe una telesecundaria que no podía funcionar en su totalidad ante la carencia de este servicio.

En otro caso más, nos trasladamos a la agencia de Santo Domingo Yosoñana, donde las autoridades municipales junto con las de esa localidad y de San Juan Ñumi, se inauguró otra obra más relacionada con la red de energía eléctrica, aquí la inversión fue de más de siete millones de pesos. Al lugar tuvimos el reconocimiento de Tomás Acevedo Rosas, coordinador del Módulo de Desarrollo Social (MDS) del Distrito de Tlaxiaco, quien a nombre del gobernador del estado, reconoció nuestra labor en pro de las comunidades.

Es necesario acotar que debido al crecimiento de las comunidades, por más que la migración sea una constante, los servicios básicos también se incrementan: el agua potable, la energía eléctrica, la pavimentación de caminos, la construcción de carreteras, etcétera; por eso insistimos en que es casi imposible que un solo municipio atienda al cien por ciento las necesidades de sus agencias si en éstas las condiciones y las necesidades son amplias.

Mención aparte merece el manejo político de los recursos públicos, que es algo muchas veces utilizado como mecanismo de control para las agencias que no se sujetan a los caprichos de algún presidente municipal.