Opinión.

El PRI-gobierno compra y mediatiza; si fracasa reprime, encarcela o asesina.

 

Por Pedro Echeverría V.

1. Tengo la convicción que el gobierno de Enrique Peña Nieto y su poderoso aparato del PRI está haciendo todo lo posible para comprar y así mediatizar la lucha de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) que está irrumpiendo en las calles de seis estados de la República, protestando contra la llamada Reforma Educativa. Peña Nieto metió a la líder vitalicia del Sindicato (SNTE) a la cárcel y ninguno de sus ex compañeros sacó la cara por ella; lo que sucedió es que se sometieron a las amenazas del gobierno. Pero con la CNTE Peña no logrará comprar ni mediatizar a nadie porque sus dirigentes son incorruptibles y lo han demostrado durante varias décadas de batallar por la independencia y la democracia sindicales. Espero que no acuda a la represión y al encarcelamiento porque con la CNTE sería otra cosa.

2. La CNTE ha sido, desde que se fundó en 1979, la organización más batalladora y consecuente en la historia de México. No ha habido ninguna organización obrera, campesina, estudiantil, en el país que pudiera equipararse a ella en sus 33 años de vida; veamos lo hecho: a) Sólo pongamos por cada año unas 30 manifestaciones y plantones en la ciudad de México y en unos seis estados; b) Leamos cómo sus planteamientos superan el gremialismo porque parten del análisis nacional; c) Veamos que sólo tres dirigentes de 20 mil, se han aprovechado de sus cargos para ocupar una diputación. Es decir, la CNTE –con esa mancha casi invisible- es una organización totalmente limpia porque nunca ha aprovechado sus cargos y su fuerza política para negociar en política o recibir dinero. Así que Peña tiene que reconocer las demandas de la CNTE.

 

elnuevo

.

3. Si la CNTE cuenta con el apoyo de 300 mil profesores de ocho estados principalmente, es en primer lugar por la enorme honestidad y limpieza de quienes han encabezado sus luchas durante tres décadas. ¿Sabían los maestros del país, la opinión pública, que en la sección 22 de Oaxaca (de unos 65 mil profesores) cada tres años deben cambiar o renovarse, por obligación, todos los directivos y que todos deben regresar a sus escuelas como antes? ¿Que los 30 nuevos dirigentes deben aprehender rapidito, en unos días, en reuniones y asambleas los asuntos pendientes? En las otras secciones: XVIII de Michoacán, XIV de Guerrero, VII de Chiapas, IX del DF, XXXVI de Zacatecas, XIX de Morelos, se manejan diferente a Oaxaca, pero son igual en honestidad y limpieza. ¿Pueden acusarlos de robos y tranzas si cada quien se mantiene con su propio salario?

4. La CNTE es hasta hoy un nuevo sindicalismo horizontal, con comisiones (no directivos) revocables y rotativas. Su combatividad y limpieza se refleja en sus asambleas generales de representantes (AGR) que se reúne casi cada mes y en cuyos debates –que se prolongan por muchas horas- no quedan “títeres con cabeza” porque son extremadamente libres. Sin duda hay corrientes ideológicas que defienden con mucha inteligencia y pasión sus principios, pero una vez votados los acuerdos de asamblea, éstos son obligatorios de cumplir para todas las representaciones. Por ello, si el gobierno de Peña quiere llegar a acuerdos debe comenzar recociendo las demandas académicas, sindicales y económicas de la CNTE, para luego acordar la forma de analizar la problemática educativa. Y esa sería la única posición justa si se quiere reconocer a los trabajadores.

5. La gran manifestación de ayer en la ciudad de México, con la participación de más de 40 secciones sindicales, demuestra que el movimiento de la CNTE está fortaleciéndose en otros estados de la República. No se puede cantar victoria, pero sí animar para intensificar el trabajo sindical y político entre los maestros. No son manifestaciones de apoyo a Esther Gordillo o de protesta por su encarcelamiento. Entiéndase bien son demostraciones de rechazo de una reforma educativa que en lugar de beneficiar a la educación nacional busca privatizarla con nuevos planes y programas que se orienten hacia la formación de mano de obra barata para beneficiar a la producción empresarial. Los maestros están conscientes de que México es un país que necesita mayor producción, trabajo que cree riqueza, pero para beneficio de la población no para unos cuantos empresarios multimillonarios.

6. Los empresarios y los medios de información no han dejado de hacer llamados apoyando una represión del gobierno contra la CNTE. Ponen como argumento la falta de clases a millones de niños como si alguna vez se hubiesen preocupado por la miseria y el hambre de esos niños que no desayunan ni tienen mucho de que vivir por ser hijos de padres explotados y desempleados. La CNTE debe preocuparse por extender la cobertura a sus luchas dirigiéndose a otros sindicatos y movimientos sociales; no puede confiarse en un gobierno que aprueba reformas en nombre de los trabajadores cuando no hace ni lo mínimo por consultarlos. ¿Puede olvidar la CNTE la gran campaña que han desarrollado los medios de información para desprestigiar a los maestros que “abandonan sus escuelas para protestar”? ¡Ninguna confianza a la clase dominante!

 

pedroe@cablered.net.mx