Opinión.

 

ÉTICA PROFESIONAL, VALOR FUNDAMENTAL PARA LA EXISTENCIA DEL SER HUMANO.

 

Por Itzel Morales Cuevas .

La presente reflexión, esboza la importancia de la dimensión ética en la formación del profesor cuyo método fundamental es la autocrítica, con la finalidad de fomentar nuestra sana costumbre de pensar y plantearnos dudas al reflexionar acerca de nuestra existencia y sobre todo de nuestros actos. Para Sócrates la sabiduría es vivir filosofando, como filosofar es viviendo.

La filosofía tiene una parte teórica y otra práctica, a la teoría le compete saber qué es lo que podemos conocer y a la práctica que es lo que debemos hacer. A la actividad filosófica como mencionan los griegos se le llama ética y/o moral.

En los campos de trabajo la ética se manifiesta en la mayor parte de decisiones que tomamos en nuestra vida, pero sin embargo, pocas veces nos interrogamos acerca de sus fundamentos y razón de ser, al no permitirnos la libertad y así mismo la felicidad.

Con la sentencia  “Sólo sé que no sé nada”, Sócrates confiesa que lo único que sabe es que no sabe nada y se considera a sí mismo un ignorante donde siempre está en la búsqueda del saber, no todos los sofistas se conocen a sí mismo y creen saberlo todo, el saber debe encontrarse en el diálogo con las demás personas en nuestro centro de trabajo ya que ellos nos rodean y así el conocimiento, se va logrando en conjunto y aprendiendo mutuamente del otro.

 

  • etica01
  • .
  • Todo ser humano tiene dentro de sí el saber sobre la verdad y el bien, solo es necesario ejercitarse en buscar y hacer surgir ese conocimiento describiendo al alma como aquella virtud que nos clasifica de sabio o de loco, bueno o malo una combinación de inteligencia y modo de ser. Sócrates se destacó por su método llamado Mayéutica… una técnica que consiste en interrogar a una persona para hacerla llegar al conocimiento no conceptualizado, esta técnica se basa en la lógica la cual es un componente fundamental de nuestro lenguaje, y de nuestra manera de razonar.

    En mi campo de trabajo, que es la escuela primaria, donde nuestra responsabilidad es trabajar con niñas y niños, preparar una planeación didáctica, elegir un propósito de acuerdo a los contenidos, donde el Docente primeramente realiza una serie de preguntas sobre un tema específico con la finalidad de que el alumno piense por el mismo, que tenga  la curiosidad por despertar y explorar acerca de lo desconocido, todo a través de un proceso continuo para llegar a lograr un aprendizaje significativo, es decir, construir nuevos conocimientos a partir de los previos y así relacionarlos con los propios intereses de cada individuo en la vida cotidiana.

    En la práctica educativa influyen diferentes factores que de manera consciente o inconsciente determinan la formación de un tipo de ser. Los padres de familia, maestros y agentes participantes en el quehacer educativo tienen también sus referentes y actúan de acuerdo a su ideología al detectar  problemáticas bajo la visión de quienes han vivenciado  esta experiencia, permite reconocer la gran complejidad  de lo que representa la realidad curricular  que determina el trabajo que se realiza en las escuelas, la formación de los educandos y su proyección en las comunidades.

    Es por ello que es necesario que los docentes analicemos, reflexionemos y nos concienticemos de la necesidad que existe para cambiar nuestros estilos de enseñanza desde la perspectiva del enfoque cualitativo analizando los fundamentos: filosóficos, éticos, pedagógicos y epistemológicos.

    Sería una excelente idea de  preocuparnos más por la niñez, de ofrecer una educación básica que contribuya al desarrollo de competencias para mejorar la manera de vivir y convivir en una sociedad más compleja; por ejemplo el uso eficiente de herramientas para pensar, como el lenguaje, la tecnología, los símbolos y el propio conocimiento, así como la capacidad de actuar en grupos heterogéneos y de manera autónoma, pero desafortunadamente la realidad es muy diferente, ya que como personas humanas no hacemos una reflexión sobre nuestro trabajo, falta reconocer realmente en qué estamos fallando, ver la realidad de quienes somos y sobre todo realizar un profundo cuestionamiento hacia el interior de nuestro ser y a través de cada uno de los actos en nuestra vida, lo que filosóficamente queda sintetizado por Descartes “Conócete a ti mismo”.

    Coincido que ante todo hay una verdad, pero a veces es difícil reconocer nuestras diferencias o aceptar que otras personas lo mencionen, lo mejor ante todo esto, es tener una acción humana, es decir actuar con Ética, que para los Griegos quienes son los padres de la Filosofía, era los más importante.

    Ética una parte de la filosofía que se ocupa de cómo debemos comportarnos ante el bien y el mal, pero muchos de nosotros tenemos distintas percepciones de lo que significa el bien y el mal, es decir lo que a mí me puede parecer justo, a otros les puede parecer injusto según las circunstancias. Sócrates menciona: Más vale sufrir una injusticia que cometerla, mientras los “sofistas” que en sentido literal significa sabio, pensaban todo lo contrario, Aristóteles señala: No estudiamos ética para saber que es la virtud, sino para aprender a hacernos virtuosos o buenos, de otra manera seria un estudio totalmente inútil. En mi opinión esto es muy cierto ya que uno no es honesto por saber que es la honestidad sino porque se practica esa virtud, y virtud se entiende por una disposición constante del alma humana que nos incita a obrar bien y a evitar el mal, para una conducta ética.

     Toda persona tiene la necesidad de valorar moralmente la vida y los actos, coincido con Sócrates cuando menciona que toda acción humana es una decisión y no una imposición, así mismo toda consecuencia de nuestros actos en el presente, será así en el futuro, así sucede en todos los ámbitos de la vida, un ejemplo puede ser cuando un Docente, un Director, o Jefe no se esmera por realizar bien su trabajo, no existe una responsabilidad, un compromiso ante los alumnos, padres de familia y comunidad.  

    Pasa un determinado tiempo, y son los propios niñas y niños que tienen una imagen de ti de lo poco o mucho que hiciste por formar su educación o qué es lo que estuvo en tus manos y simplemente no hiciste absolutamente nada. Es ahí cuando viene el momento de reflexión de conocerse a sí mismo. Para los sofistas griegos su interés principal era la forma en cómo decían las cosas y no tanto en su contenido, les importaba más convencer a las personas a través de sus argumentos que la verdad de sus propias ideas, lo mismo pasa en el trabajo de docencia los argumentos son los que valen y no tanto la palabra.

    La ética como parte de la personalidad del docente, es elemento fundamental dentro de la conciencia moral del mismo, refiriéndose a la capacidad exclusivamente humana que nos hace capaces de distinguir entre lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo, etc. Nuestra conciencia moral es capaz de juzgar nuestros propios actos, nos permite saber íntimamente, si actuamos bien o no, produciendo sentimientos de satisfacción o remordimientos y es la que nos hace sentirnos responsables de las consecuencias de nuestras acciones. Como docentes debemos tener todas las cualidades éticas enunciadas precedentemente: Debemos de hacer conciencia de cumplir con todo aquello que sea necesario para formar al educando con honestidad intelectual, así mismo adoptar una actitud crítica con respecto a su metodología y práctica perdiendo evaluar y revalorizar los contenidos y formas de enseñanza.

    El peso que tienen los contenidos educativos, como elemento organizador de la práctica docente es innegable, pero en la formación de personal académico, no pueden entenderse únicamente como los conocimientos o temáticas disciplinarias, sino que se observarán valores, actitudes y procedimientos, formando parte de lo que se enseña y por supuesto de lo que se aprende. El Docente  necesita fijarse como meta que el estudiante piense moralmente por sí mismo, cuando su desarrollo lo permita, que se abra a contenidos nuevos y decida desde su autonomía qué quiere elegir, asentando así las bases de una dimensión ética abierta.

    La formación de ética promueve la capacidad de los alumnos para formar juicios sobre acciones y situaciones en la que requieren tomar decisiones, deliberar y elegir posiciones que, en ocasiones, pueden ser opuestas. (Programas de Estudio 2009). Debemos de impulsar en los alumnos el desarrollo de competencias, para actuar y responder ante situaciones de la vida personal y social en las que se requiere tomar decisiones que involucran la adopción de una postura ética y el desarrollo de la reflexión crítica. En los centros de trabajo habitualmente utilizamos como sinónimos los términos de ética y moral, pero etimológicamente Moral es una palabra derivada de latín que significa carácter, y ética es una palabra derivada del griego que se traduce como principio.

    Por mi parte entenderé por moral lo que un individuo o conjunto de personas sostiene como lo que se debe hacer, algunas veces en diversas situaciones es necesario que nos fijemos en algo sumamente importante porque como lo mencioné anteriormente toda causa tiene una consecuencia, en ética no se explican las acciones, sino que se justifican, por ejemplo un padre de familia golpea constantemente a su hija o hijo, en la acción moral, buena o mala, no basta con la explicación, lo que debemos de pedir es que el padre nos de las razones de su acción.

    Así, en cualquier situación los hechos exigen descripciones y explicaciones, mientras que las acciones morales exigen dar razones. Los docentes o padres de familia no debemos maltratar a las niñas y niñas de manera injusta, al referirme al término “debe” que su significado es de obligación, el de tener que hacer algo.
    Coincido con Aristóteles cuando menciona… En la docencia en muchas ocasiones no sabemos qué hacer o cómo actuar ante las situaciones que se presentan, no hacemos lo que realmente debemos hacer, lo que nos falta es fuerza para decir lo que uno piensa y siente.  Ante todo, a diferencia de los animales que no tienen ética en el sentido estricto, no la tienen porque no dan razones, a diferencia de los seres humanos poseemos del lenguaje que nos permite expresar con libertad lo que sentimos, así también en la libertad necesita tener una vida ética, la cual nos conducirá a la verdadera felicidad, al referirme “felicidad” es porque tenemos conciencia que nos encontramos en paz con nosotros mismos.

    Por lo mismo, la conciencia nos dicta, que el ser justo, es lo correcto. Ya que frente a una injusticia, todos no sentimos pasados a llevar. Por lo mismo, tenderemos a ser justos. Pero un solo actuar, como justo, no cambia nada. Por ello, si ese acto, lo repetimos varias veces, se nos convertirá en un hábito. El cual, nos perfeccionará y nos hará felices. Por lo mismo, la ética, aun cuando es una rama de la filosofía, punto de partida, que comprende el amor por la sabiduría, o conocer por conocer, la ética es una ciencia práctica. Ya que por medio de ella, podremos guiar nuestros actos, hacia aquellos que nos hagan más virtuosos y felices.

    Aristóteles pensaba que hay tres clases de felicidad, la primera clases de felicidad es una vida de placeres y diversiones. La segunda, vivir como un ciudadano libre y responsable. La tercera, una vida en la que uno es filósofo e investigador. Si bien comparto la idea de Aristóteles cuando menciona que las tres condiciones tienen que existir simultáneamente para que el ser humano pueda vivir feliz.

    Para cerrar esta breve reflexión, hablar de ética es un tema muy amplio ya que no es solamente un conjunto de normas y valores, sino también es como una forma de enfrentarse a la vida, como lo mencioné anteriormente ya que todo ser humano debemos de realizar o tener una conciencia a profundidad de nuestros actos, una formación ética en los Docentes es fundamental, en nosotros mismos como profesionales y nuestros compañeros que nos forman. Finalmente al no tener ética, no podríamos compartir muchas veces experiencias y tener un parámetro de referencia frente a situaciones que se nos presentan y a la vez y confunden.

     

    BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA.

    • SÁDABA, Javier (2004). La Filosofía contada con sencillez. Ed. Maeva. Madrid.
    • SÁDABA, Javier (2004). La Ética contada con sencillez. Ed. Maeva. Madrid.
    • GAARDER, JOSTEIN (1996). El mundo de Sofía. Ed. Patria/Siruela.
    • CADENA, Magaña Antonio (2004). Temas Selectos de Filosofía 2. Ed. Thomson. México.
    • Programa de Estudio. Educación Básica Primaria 2009. SEP. México 2009.

    Alumna de la Maestría en Investigación Educativa de la Universidad Santander Unidad Académica Oaxaca.