• Entorno al Día del Abogado.

ENTRE EL GANSTERISMO Y LA NOBLEZA DE LA ABOGACÍA. 

 

Por Ricardo García J. & Rubí López/APIM..

En el año de 1960 y siendo Presidente de la República Adolfo López Mateos, se declaró el 12 de julio como el Día del Abogado, a petición del Periódico “Diario de México, de que se reconociera el trabajo de miles de abogados por su noble y comprometida tarea por defender las causas justas de los ciudadanos, agrupaciones de este país.

La referencia historia señala que esa fecha se escogió porque ese día y mes, en 1553 se impartió la primera cátedra de derecho en América, por el Lic. Bartolomé de Frías y Albornoz, en la Real y Pontificia Universidad de México, hoy UNAM.

Desde hace más de medio siglo se viene celebrando el Día del Abogado en todas las ciudades del territorio nacional en donde hay abogados, como en la Mixteca Oaxaqueña. Estas celebraciones se festejan de diversas formas, como conferencias, cursos de actualización del derecho, convivios y otras actividades culturales y sociales más.

Pero más allá de toda celebración por el reconocimiento de esta noble labor, existe en el imaginario social la idea generalizada, no en todos los casos, de que muchos abogados son charlatanes, tramposos, chapuceros y que tratan de enredar a sus clientes, a los jueces para sacar venta de sus clientes a su favor.

  • abo
  • .
  • Hay que reconocer que existen abogados inmorales y carentes de toda lógica y sentido común, que privados de todo compromiso ético hacia sus clientes y a su profesión, actúan como “tiburones” tratando de arrancar de quienes los consultan una tajada para su satisfacción. Como en todas las profesiones, en la abogacía se encuentran personas que abusan de la actividad que desempeñan. Tal vez porque en el caso de las Escuelas de Derecho no existe una Catedra de Deontología Jurídica.

    Y de acuerdo al filósofo español Antonio Peinador: “No han de ser ni pueden ser distintos los principios que rijan la vida moral del profesional en cuanto tal, de los que han de regir la vida de cualquier mortal, puesto que la Moral, como la Verdad, no puede ser mas que una”.

    Por eso y de acuerdo con la deontología jurídica (deberes morales del abogado), esta debe de considerar como la principal obligación moral del jurista, en cualquiera de sus facetas, tener el conocimiento y la capacidad para ejercerla, para ello es indispensable tener “un buen conocimiento de la ley, de la jurisprudencia y de la práctica de los tribunales” a lo cual añadiríamos, el deber de actualizarse constantemente en los aspectos doctrinales.

    En cuanto a los deberes específicos del abogado consideramos varían de acuerdo a la actividad que realiza, por ejemplo, una de las más importantes es la función de juzgar, a pesar del tiempo y de los avances teóricos que han acontecido en la ciencia del derecho, sigue funcionando de forma precaria.

    Es cierto que la vida social de hoy es cada vez más conflictiva, cada vez más violenta, con manifestaciones de poder en todos las esferas del quehacer social, en los que cada quien pretende obtener el mayor beneficio para sus fines lícitos o ilícitos. Y dentro de ese ambiente, es más complicado definir cuáles son los deberes por lo cuales se debe conducir ejercicio de la profesión de abogado, en un mundo que clama por la realización de justicia.

    Por lo tanto, nuestra reflexión parte de la importancia que tiene hoy el análisis deontológico de la conducta de los abogados que puede realizarse dentro de esta profesión, misma que nos lleva a preguntarnos. ¿Cuáles son los principales deberes morales del abogado? ¿Qué importancia tiene la imparcialidad para aspirar resarcir justicia a sus defendidos?

    Las preguntas anteriores trazaron los ejes sobre la que se desarrolló una guía de entrevista que nos permitió formular un cuestionario que se aplicaron a distintos abogados de esta ciudad para que dieran sus puntos de vista sobre la problemática planteada, preguntas y respuestas que reproducimos a continuación.

  • abogado
  • .
  •  

    En torno al Día del Abogado la APIM,  le pide pueda constatar las siguientes preguntas para conocer sus puntos de vista sobre esta noble profesión. Mismas que serán publicadas el día de hoy en nuestro sitio www.apim.com.mx.

    1. ¿En dónde estriba la diferencia entre un Abogado Honesto y un Abogado Tiburón?

    2. ¿Cuál es la mayor virtud ética  quede poseer un abogado en estos tiempos?

    3. ¿En qué consiste realmente el trabajo de un Abogado?

    4. En tu experiencia ¿Qué es lo mejor y lo peor del desempeño de su profesión como abogado?

    5. ¿Cuál ha sido el reto más grande que has enfrentado como Abogado?

    6. ¿Qué te decepciona de esta profesión?

    7. ¿Por qué en Huajuapan y mixteca no hay abogados especializados a pesar de que existen campos concretos el derecho?

    8. ¿Cómo gravitan los colegios de abogados en la entidad y en la mixteca?

    9. ¿Algo mas que quieran decir?  

    1. A mi parecer un abogado honesto le dice a su cliente los alcances y limitantes de su trabajo y cobra justo lo que es acorde a lo que realiza, un tiburón como lo preguntas podría ser todo lo contrario.

    2. La honestidad profesional.

    3. En defender, patrocinar o representar a su cliente con apego a derecho y siempre viendo que el mejor resultado le favorezca a su cliente.

    4. Lo mejor la satisfacción y alegría de haber ganado un asunto legalmente, y lo peor tener que saber que por causas externas no puedes dar el resultado que esperabas.

    5. Tener que defender a quien sabes que es culpable y tener que tomar la decisión de seguir o dejar ese asunto, sabiendo que serás bien retribuido en tu pago.

    6. Nada en lo particular, al contrario la profesión en si es extensa y cada día aprendes algo más.

    7. A mi poca experiencia es por que aun no se tiene un grado de cultura del litigio por materia y por la cuestiones económicas, eso te obliga a tomar todos los asuntos para generar tus ingresos y sustento de tu despacho.

    8. Lo desconozco no he pertenecido a ninguno, pero creo que realizan una labor importante para poder de manera organizada superar la deficiencias que se presentan en los juzgados y la procuraduría.

  • willys
  • Willsanive Sandoval Velasco. Abogado litigante. Actualmente Regidor de Grupos Vulnerables de H. Ayuntamiento de Huajuapan de León, Oaxaca.  .
  •    
     

    9. El ser abogado es una responsabilidad profesional muy grande, y eso nos obliga a profesionalizarnos y estudiar cada vez mas, responsabilidad con los clientes y la sociedad, y obligación con uno mismo.

  • pablo
  • Pablo Crespo de la Concha. Abogado litigante. Actualmente asesor de diferentes organizaciones sociales y titular del su propio de despacho de defensoría jurídica.   
  •    

    8. La abogacía es una profesión de señores y debe estar vedada a los mendigos de cultura.

    9. Es todo, gracias.

     

    1. Considero que no podemos hablar de varios tipos de abogados ya que ser abogado es uno solo, es decir, quien se sale de los canones de la abogacía deja de ser abogado, ya no se le puede considerar abogado; el abogado es un profesional del derecho que regla su actuar bajo directrices bien definidas que son el profesionalismo, la honestidad y la lealtad.

    2. La ética debe ser, como ha sido un deber de todo abogado y como fue antes debe ser en la actualidad, no cambia la ética es un valor universal.

    3. El trabajo de un abogado consiste en dirigir correctamente las tareas que tengan que ver con la procuración e impartición de justicia, debe ser el asesor de la sociedad para encaminarla en la vía correcta de justicia.

    4. Lo mejor es el trato directo con la gente en la delicada tarea de la búsqueda de la justicia, servir  a la sociedad; lo peor es encontrarse con la impunidad de la mal aplicación de la justicia.

    5. La falta de preparación de quien tiene en sus manos tan noble tarea de procurar e impartir justicia (no en todos los casos, existen honrosas excepciones).

    6. Por la falta de instituciones en la ciudad que impartan la especialidad en derecho, quienes tenemos posgrados hemos salido a otros Estados a prepararnos, a esto se suma la falta de superación de algunos abogados.

    7. Pues creo que muchas barras de abogados y colegios de profesionistas ha sido verdaderamente comparsas de interés personales o políticos, hace falta congregarse como abogados pero con el único fin de JUSTICIA.

    1. La conducta del abogado deberá caracterizarse siempre por la honradez y la franqueza para con su cliente, es decir, que a pesar que sepas que el asunto a llevar de antemano es perdido o difícil de ganar, y esto no por falta de capacidad o conocimientos por parte de uno, sino todo lo contrario, se lo hagas saber y que él decida si se continua o no.

    2. En la reserva y el secreto profesional, junto con la honestidad mencionada en el número anterior, es un conjunto de todo.

    3. El profesional del derecho se debe a sí mismo y a su misión de coadyuvar con impartición de la justicia otorgada por la ley, con una conducta íntegra y estrechada a los valores de la moral, de la equidad, hacer a un lado los propios intereses con tal de favorecer plenamente a aquellos de la sociedad que son siempre el motivo de nuestra labor, pero claro siempre apegados a derecho.

    4. Al principio cuando sales de la Universidad te quieres comer el mundo de un solo bocado y crees que todo lo sabes y quizá al principio uno comete el error de no aceptar que más vale preguntar, porque es de sabios hacerlo, porque es muy diferente el mundo allá afuera que dentro de una aula, y así no cometer errores porque un error tuyo afecta directamente al cliente, a aquel que confió en ti, pero solo una vez pasa porque las circunstancias te obligan a ponerte a estudiar y porque no a pedir una segunda opinión con aquel abogado que puede dártelo, y el mejor desempeño es hablar con la verdad con el cliente de como esta el asunto e ir cumpliendo con el proceso tal cual como debe hacerse, cumpliendo con la confianza conferida.

    5. El reto más grande es decir que no a un asunto porque los intereses son contrarios a tu forma de ser o de actuar, y que la persona que te lo propone es tu amigo(a) o familiar.

    6. Si eres honesto contigo mismo y con el cliente no tienes de que decepcionarte, salvo de algunas autoridades que no cumplen con su deber cabalmente como debería ser, y quizá esto hace que puedas decepcionarte pero no de la profesión como tal, sino de los individuos.

    7. Difiero un poco en este sentido últimamente muchos colegas ya se están preparando más y más, y todos haciendo un gran esfuerzo, ya que para poder obtener algún grado de maestría o de doctorado, o simplemente de una especialidad, cuesta mucho económicamente, y hay que reconocer que muchos lo han hecho a pesar que por nuestro estatus económico en la región, debemos adecuarnos a eso para el cobro de nuestros honorarios. Pero también hay muchos abogados de experiencia que la misma vida profesional les ha dado la calidad necesaria, pero si tenemos la obligación profesional de irnos adecuando a los tiempos y realidades en el marco legal de nuestro tiempo. 

  • Othon
  • Othón Abel Sibaja Suarez. Abogado litigante. Actualmente Secretario General del Movimiento Territorial (MT).
  •  

    8. Como todos los colegios profesionales buscan  la ordenación del ejercicio de la profesión del abogado, ser la representación exclusiva de las mismas y la defensa de los intereses profesionales de los asociados. Todo colegio debe velar por el cumplimiento de una buena labor profesional, donde la práctica ética del trabajo se constituye como uno de los principios comunes que ayudan a definir los estatutos de cada corporación.

    9. Solo darles las gracias y ojala mis humildes respuestas sean las adecuadas pues en verdad trato de manejarme de esa manera como profesionista, saludos.