Opiniòn.

¿CAMBIO DE RUMBO Y BIENESTAR CON EL REGRESO DEL PRI?

 

Por Martín Carlos Ramales Osorio/APIM.

Con el relevo en la titularidad del Ejecutivo Federal, en el que Enrique Peña Nieto (EPN) sustituye a Felipe Calderón Hinojosa (Fecal) (tal para cual, hermanos putativos siameses: el uno iletrado y el otro dipsómano, el uno priísta y el otro panista, el uno conservador y el otro ultraconservador, el uno arrogante y el otro soberbio, el uno represor y el otro autoritario, el uno complaciente y el otro autocomplaciente, el uno encopetado y el otro casi calvo, el uno guapo y el otro feo, pero ambos marcados por la fuerte sospecha de fraude electoral o de que por lo menos los “dados” del sistema se “cargaron” para favorecerlos), muchas dudas, interrogantes y cuestionamientos vienen a la mente del ciudadano común y corriente pero desconfiado, crítico, reflexivo y sobre todo preocupado por el porvenir.

¿Representa el regreso del PRI a la silla presidencial, a la residencia oficial de Los Pinos, un cambio fundamental en la manera de gobernar, un cambio de orientación de las políticas económicas que hasta ahora han beneficiado a unos pocos en detrimento del bienestar de amplios sectores de la población?

 

  • EPN
  • Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón Hinojosa, ¿Tal para cual? .
  • ¿Representa el retorno del PRI a la titularidad del Ejecutivo Federal una opción verdadera de cambio o simplemente más de lo mismo: corrupción, autoritarismo, inseguridad y violencia, desempleo, pobreza, enriquecimiento de funcionarios públicos al amparo del poder político, impunidad, privilegios fiscales para las grandes empresas, desnutrición, persecución de luchadores sociales, feminicidios, ignorancia y analfabetismo, desapariciones forzadas, asesinatos de periodistas, saqueo de recursos minerales del subsuelo por grandes empresas transnacionales, subordinación a los intereses de Estados Unidos y tantos otros problemas que padecemos como sociedad y país?  

    ¿Podrá EPN, como titular del Ejecutivo Federal, procurar la transparencia y la rendición de cuentas cuando como gobernador del Estado de México se condujo con displicencia y opacidad en la materia? ¿Procurará la democratización de los medios cuando recibió sendos favores de Televisa y TV Azteca? ¿Enfrentará la protesta social con propuestas y soluciones de fondo o simplemente recurrirá al expediente fácil de la represión policiaca y militar, tal como procedió ante los habitantes de San Salvador Atenco? ¿Luchará decididamente contra la corrupción alguien que le protegió las espaldas a su tío Arturo Montiel, ex gobernador del Estado de México, acusado de peculado? ¿Procurará EPN la disminución de la pobreza cuando se sirvió de ella para llegar a la primera magistratura del país?

    ¿Invertirá lo suficiente en educación cuando se sirvió de la ignorancia de muchos compatriotas para hacerse de la Presidencia de la República, y cuando en la feria del libro de Guadalajara no tuvo la capacidad de mencionar algunos títulos de libros y a sus respectivos autores? ¿Procurará la disminución de feminicidios cuando la muerte de quien fuera su esposa, Mónica Pretelini, ocurrió en muy extrañas circunstancias y nunca ha sido lo suficientemente aclarada? ¿Luchará contra la impunidad y a favor del imperio de la ley alguien que violentó abiertamente la normativa electoral (Constitución y COFIPE) y no fue sancionado por haberlo hecho? ¿Cambiará el modelo económico neoliberal, hacedor de muy pocos multimillonarios y de millones de pobres, por un modelo económico generador de empleos bien remunerados y reductor de las grandes desigualdades económicas y sociales que actualmente imperan en el país?

    ¿Quiénes integrarán su gabinete: mujeres y hombres honestos, probos y con experiencia en el arte de gobernar; o por el contrario, estarán ahí represores como Ulises Ruiz, tránsfugas y deshonestas como Rosario Robles, tecnócratas neoliberales como Luis Videgaray (doctor en economía por el MIT, y personaje cercano a quien se desempeñara como Secretario de Hacienda durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari: Pedro Aspe Armella), ahijados de Elba Esther Gordillo como el ex gobernador de Hidalgo Miguel Ángel Osorio Chong? Es altamente probable. Lo que nos espera…