Columna: El País de las Nubes

TODO CONFIRMA EL AUTORITARISMO.

 

Por Ramón John/APIM.

El pasado 11 de abril, en un acto proselitista a favor del entonces candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, militantes y simpatizantes de ese partido político golpearon Jorge Luis Martínez, reportero del portal Oaxaca en Pie de Lucha. Esta agresión pudiera haberse dado en un ambiente de efervescencia política, cuando los ánimos y las pasiones se desbordan, que es propio del ser humano y del contexto electoral que envuelve las campañas. Sin embargo en varios estados las agresiones fueron constantes para los sectores sociales críticos del ahora presidente, esto indicaba que la intolerancia se convertía en un rasgo común de los militantes y simpatizantes del tricolor contra quienes no comparten sus ideas, incluso esa característica la definí como el regreso al autoritarismo, la cara del Ogro Filantrópico que gobernó al país por siete décadas.

Aún sin asumir la presidencia de la República, otros hechos refuerzan la vocación autoritaria del PRI, de los cuales quisiera equivocarme, pero todo parece indicar que el próximo gobierno no permitirá cuestionamientos ni críticas.

  • PRI
  • .
  • Hace unas semanas Pedro Ferriz de Con “renunció” a la dirección del espacio de noticias de Canal 28, perteneciente al grupo Cadena Tres, que es parte de Organización Editorial Mexicana, dueña de los periódicos Esto, El Sol de México, y varios más, además de contar con ABC Radio junto con sus varis repetidoras; todos propiedad de los Vázquez Raña, que gracias al paternalismo de Luis Echeverría –sí, ese paternalismo que tanto crítica la iniciativa privada, pero bien que lo aprovechan- se hicieron de la cadena García Valseca. La salida de Ferriz de Con se atribuye a la difusión de un video por la redes sociales donde crítica a Enrique Peña Nieto como si fuera un militante de izquierda, y conste que el hijo del destacado ufólogo mexicano no puede ver ni en pintura a todo lo que huela a izquierda, es decir, es un tipo de derecha. Aunque no nos guste su postura política, el dato importante es que hubo censura de por medio, mucho antes de asumir el PRI su regreso a los Pinos –repito- y eso hay que tomarlo en cuenta.

    La más reciente censura se ha dado en MVS Comunicaciones, las colaboraciones del investigador y académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, John M. Ackerman, dejaron de pasar al aire durante cuatro emisiones que serían los lunes 9, 16, 23 y 30 de julio. En una carta dirigida al presidente de MVS, Sr. Joaquín Vargas, el también colaborador de Proceso decidió renunciar a sus colaboraciones con dicha empresa, y pese a que le prometieron seguir pagándolas bajo el “argumento” de “falta de tiempo”, Ackerman no aceptó pues eso equivaldría a “vender mi silencio”. Lo que se destaca en su misiva es la referencia a las presiones del equipo del próximo presidente: “Lo más lamentable de toda esta situación es que al indagar más al respecto, he llegado a descubrir que la suspensión de la transmisión de mis colaboraciones no fue una decisión unilateral por parte de la empresa que usted preside “quedar bien con quien ya se ostenta como presidente electo, sino una obediente respuesta a la solicitud explícita formulada por personas cercanas al equipo de Peña Nieto.”

    Sobra decir que no es coincidencia, que antes del primero de diciembre estaremos viendo presiones de ese tipo para legitimar al nuevo presidente como en su momento lo hizo otro ejecutivo en unas elecciones totalmente cuestionadas: Carlos Salinas de Gortari. Habrá que ver cuáles serán los “golpes espectaculares para esa legitimación” y cómo tratará de ganarse a la opinión pública, por el momento tiene a la prensa que no es de su agrado en la mira y ese es su trato ¿qué pasará entonces con los disidentes y la oposición?