Columna:El País de las Nubes.

 

21 DE DICIEMBRE, ENTRE EL MITO Y LA REALIDAD

 

Por Ramón John/APIM.

En estos días ante las cercanías del 21 de diciembre, fecha en la que supuestamente los mayas vaticinaron “el fin del mundo”, en diversos medios como la televisión ya nos están saturando de películas, documentales y producciones especiales alusivas al caso; como sucedió este domingo 16, en el canal 5 de Televisa pudimos apreciar una añeja película sobre las profecías de Nostradamus y la producción 2012 (2010, Roland Emmerich) Ya en una ocasión comenté algo al respecto y creo que es válido y necesario volver hacer hincapié.

Como es natural en los medios masivos de comunicación, cualquier tópico adquiere relevancia cuando constantemente se dosifica a la sociedad, la emisión de productos comunicativos al final es como todas las mercancías, se venden mientras exista un público que las compre.

El canal SyFy, National Geographic e History Channel –en televisión de paga-, también se suman a la apología de la destrucción tanto del plantea como de la humanidad con una variedad de programas apocalípticos, desde guerras, epidemias, fenómenos naturales, etcétera, que son idóneos para los gustos más selectivos sobre el destino del ser humano.

 

  • fin
  • 21 DE DICIEMBRE, ENTRE EL MITO Y LA REALIDAD.
  • En realidad desde la perspectiva histórica y social, los cambios son constantes a lo largo del desarrollo de la humanidad, en todas las disciplinas científicas-sociales, las modificaciones económicas, sociales, políticas y culturales se han presentado de una u otra forma ya sea con el paso del esclavismo al feudalismo, y de éste al capitalismo; los mismo sucede en política con la transición de las monarquías a las democracias, cambios escritos con sangre y fuego, decisivos y cruciales, lo mismo para la conformación de los países actuales en la concepción del Estado-nación ¿entonces cuál es la diferencia para esta fecha?

    Una de las grandes interrogantes es saber que nos depara el destino, y es ahí donde adquiere importancia tratar de conocer el futuro, no es solo el caso de los mayas, ya en vísperas del año 2000 mil se contempló el mismo contexto de alusiones a las posibles hecatombes. Llegó esa fecha y no pasó nada extraordinario, salvo al año siguiente con la caída de las Torres Gemelas, hecho por demás vinculado a las llamadas profecías que tanto popularon en la red.

    Entre pros y contras sobre lo que sucederá o no este 21 de diciembre, el punto central es entender que los cambios no se dan de la noche a la mañana, que son procesos graduales, rápidos o lentos, con un inicio y un fin, incluso las mismas guerras mundiales, de independencia o de liberación tienen esta dinámica; que las condiciones se van generando día a día es por demás lógico, no va a suceder ningún hecho o suceso espontáneo.

    Un ejemplo de ello es el llamado cambio climático, cuyos efectos los estamos padeciendo pero que no apareció de un día para otro, sino que derivado del progreso industrial y la depredación de los recursos naturales vivimos las consecuencias. Así ha de ser lo que venga, estimado lector no piense que va a dormir y despertará con un cambio radical.

    Para mayor precisión habría que consultar las fuentes originales de los mayas –el Popol Vuh y el Chilam Balam- para verificar si anuncian el fin del mundo conocido por ese entonces o el paso a una nueva era; como la que se vivió con la llegada de los españoles. El contraste entre ambas palabras es notorio –cambio y fin-, aunque señalan aspectos totalmente distintos.

    Entre lo más interesante de todo esto, es lo que podemos considerar como teoría de escenarios donde sí se puede considerar lo próximo que pueda acontecer con base en las condiciones geopolíticas actuales: una tercera guerra mundial, el futuro de la iglesia católica, y la llegada de un mesías en donde la mayoría de las religiones del mundo lo contemplan, y que no es algo fuera de lugar ya que todas las religiones del mundo satisfacen una necesidad histórica de cierta población en un momento dado ¿Se acabará el mundo? No, no lo considero así, este modelo económico globalizador ya se lo está acabando por la depredación neoliberal
    ¿Perecerá la humanidad? Tampoco, como en toda nuestra historia podrán aparecer pandemias y guerras, sin embargo siempre sobrevivirá un gran sector de la población y eso se podrá comprobar mucho más allá del 21 de diciembre.