LOS VERICUETOS DEL RÍO MIXTECO.

Por Joel F. Gálvez Vivar/APIM.

Huajuapan de León.- Fortaleza y esperanza para unos, no tanto para otros, el caudaloso río mixteco, cuya afluencia de aguas pluviales ha sido incrementándose cada vez que las lluvias se convierten en torrenciales, es entonces cuando se convierte en amenaza para algunos pobladores, que se asentaron a las márgenes del que para otras regiones del Estado a penas si fuese un arroyo o barranco el histórico y tradicional río Mixteco.

La fuertes torrenciales lluvias de los últimos días han hecho a que se incremente su volumen las corrientes de aguas que culebreándose van cantando con su fuerza y ruidos que las pequeñas oleajes desprenden, a penas si va recuperando lo décadas pasadas fuese su naturaleza común, ‘así de cristalinas aguas, tenía el río, aquí hasta el tradicional muro, venía la gente a lavar y echarse un chapuzón’, recuerda don Jesús Oropeza.

El nativo que a temprana hora del siguiente día de la fuerte llovizna que cayó el fin de semana, se apresta a pastar al raquítico ganado vacuno, a orillas del río fuente de su inspiración cotidiana, ya que parcelas que le pertenecen se ubican a las márgenes, tanto del lado conocido como ‘la peña pastora’ como del lado de la ex hacienda de Santa Teresa, sostiene ‘pario a hora la gente se espanta, se alarma haciendo alarde del desbordamiento de las aguas pluviales, cuando son ellos los que invadieron el cauce natural, esto debiera seguir siendo el grueso y fuertes corrientes que en el antaño contenía el histórico y tradicional río mixteco’, enfatizó.

  • caudal
  • Viviendas en peligro de ser arrastradas por el caudal del rio mixteco.
  • Hace tres décadas aproximadamente, prosiguió, el río mixteco era frondoso y de cristalinas aguas, ‘así como en estos era afluencia de su corriente, por eso se oía decir que en el muro era peligroso bañarse porque tenia remolino, hasta se llegó a escuchar que era un lugar encantando, pero se fue el agua y ello todos esos bellos recuerdos se fueron perdiendo, ahora se espantan cuando llueve fuerte, porque el río crece y a amenaza con desbordarse, tanto cuanta cosa se dice y alarmante la gente presumen de tener todo bajo control ante una contingencia, cuando es propia gente la rebaso los limites de sus asentamiento’, puntualizó el aborigen.

    Al tiempo, los agricultores de esta parte de la peña pastora y de la ex hacienda Santa Teresa, coinciden en señalar que en efecto en los últimos días el río la incrementado su volumen de corriente de aguas pluviales, pero es relampagueante ‘solo en un instante, vale la pena mirar el río y recordar el pasado inmediato, pero para otros representa amenazas, lo que hace que todo esto sea tan solo un vericueto del río mixteco’, aseguraron don Rutilio Hernández, Germán Santa Cruz y José Camilo Herrera.

    En los tiempos de la hacienda el río deleitaba con el canto de las corriente pluviales, cientos de trabajadores se bañaban de cristalinas aguas, lavan las mujeres docenas de ropas, los jóvenes (hombres y mujeres) cada cual tenia su lugar especifico para nadar, eran tiempos de la abundancia, fortaleza y esperanza, pero ahora en nuestro tiempos, solo pon un instante, como su fuese un sueño se disfrutan de las aguas del caudaloso y frondoso río mixteco’, indicaron los campesinos de la comarca.

    En tanto río arriba, las corrientes caprichosas se extienden en toda la amplitud que le rodea, un gigantesco culebrero se alcanza a mirar hasta la cima del cerro ‘el sombrerito’, ese era el río de la gran Ñudee del siglo pasado inmediato, en tanto en contemporáneo si no se toman medidas urgentes y pertinentes para su conservación, seguirá siendo tan solo un fantasma amenazante con desbordarse y llevarse todo que construido en sus márgenes tan solo en tiempos de lluvias, concluyeron.

            

    Fotos: Karol Joseph Gálvez López