SE INCREMENTA EL CONSUMO DE DROGAS EN MUJERES EN HUAJUAPAN.

 

Por Rubí López/APIM.

HUAJUAPAN DE LEÓN, OAX. (07/11/12).- Los adolescentes entre los 15 y 19 años son el grupo de la población de esta ciudad que más consumen drogas, lo cual, marca un incremento del 10 por ciento de la ingesta de enervantes con respecto al año anterior, y el estupefaciente más demandado por este grupo de jóvenes está la  mariguana en primer lugar, así lo dio a conocer la directora del Centro Nueva Vida con sede en Huajuapan, Sandra Aguilar Luna.

La responsable del centro señaló que la farmacodependencia es una alternativa a la que recurren los jóvenes cuando no pueden o no saben cómo manejar los problemas o situaciones sociales, familiares, afectivos u de otra naturaleza. Para los jóvenes la salida más común para un problema que no encuentra como resolver es la evasión que provoca cualquier fármaco adictivo. Y las drogas, como el alcohol y comer en exceso, entre otras dependencias es el resultado del  desorden de tipo emocional que presenta los adolescentes en ciertas etapas de su vida, asentó la especialista.

Expresó que la instancia que preside tiene como propósito motivar a los jóvenes a no consumir estas sustancias nocivas para el organismo y emplear el tiempo libre en actividades productivas y recreativas.

  • adictos
  • SE INCREMENTA EL CONSUMO DE DROGAS EN MUJERES EN HUAJUAPAN.
  • Aguilar Luna dijo que tan sólo en este año han atendido 120 pacientes nuevos, de las cuales el 30 por ciento son mujeres. Dato que revela un incremento con respecto al año 2011.  

    Indicó que una encuesta realizada por el centro que dirige arrojó que el 36 por ciento de estas jóvenes adictas dijeron que las drogas utilizan algún enervante para evadir su situación y problemas personales,  un 22 por ciento manifestó que consumen alguna droga para mitigar “sus miedos e inseguridades” y el resto por diversas causas, externo la dirigente.

    Recalcó que los  adolescentes consumen diariamente cannabis y tabaco, en una combinación para disimular el portar droga y consumir la misma. Asimismo señaló que ya es común entre la comunidad jóvenes y asiduos visitantes a bares del centro de esta ciudad el consumo de alcohol y  cocaína, como otras sustancias cada fin de semana. Convirtiendo esta conducta en una alerta para las autoridades municipales y del sector salud.   

    Explicó que cuando existe un adicto en casa, la familia puede sentirse y reaccionar de distintas formas, pero lo más aconsejable cuando un joven es adicto es evitar el rechazo, propiciar golpes, el maltrato o el desprecio, pues en lugar de solucionar el problema se acentúa sentimientos encontrados en el farmacodependiente.

    Externó Sandra Aguilar, que se debe hacerse consciencia en el joven, tratando de comprende su mundo interior, sus miedos e inseguridades para apoyarlo a través de una terapia individual y familiar dada por medio de un experto en este tipo de problemáticas.

    Finalizó comentando que aunque parezca difícil de creer, no es que un joven elija ser adicto, sino que las circunstancias sociales, familiares y psicológicas son los llevan a la mayor parte de los jóvenes a buscar estimulantes externos para mitigar sus problemas personales. Los jóvenes buscan estos refugios o escapes porque en el fondo no saben qué hacer con lo que sienten y viven día a día, comento la especialista.