LA REALIDAD DE SER MUJER TAXISTA EN HUAJUAPAN.

Por Ricardo García J. & Rubí López/APIM.

HUAJUAPAN DE LEÓN, OAX. (15/10/2012).- “Desde que tenia veinte años empecé a ganarme la vida detrás de un volante, para sostener a mi familia ya que soy madre soltera, y tengo una gran responsabilidad por cuidar y proveer a mis hijos de todo lo necesario…”, explicó Alejandra Cruz Sánchez quien desde hace cerca de 7 años se dedica a conducir un taxi en la ciudad de Huajuapan.

Alejandra estudio la carrera de licenciatura en derecho, pero por falta de recursos y por ser esta actividad que excede la demanda no pudo sostener su despacho y decidió cerrarlo. Después con el paso del tiempo comenzó un pequeño negocio de comida rápida, pero desgraciadamente esta actividad no le funcionó y de igual manera lo tuvo que cerrar, después de estas decepcionantes experiencias le quedo como única opción el manejar un taxis para seguir  ganándose la vida y obtener recursos para llevarlos a su hijo.

  • taxista
  • LA REALIDAD DE SER MUJER TAXISTA EN HUAJUAPAN.
  • Explicó que el ser mujer taxista en Huajuapan no ha sido bien aceptado entre algunas bases de taxis y en el suyo también. Refirió que los hombres compañeros del gremio se sienten agredidos por la presencia de una mujer cuando rivaliza con ellos, más cuando este oficio ha sido tradicionalmente ocupado por hombres, señaló nuestra entrevistada. Mencionó también que no hay una discriminación abierta y directa hacia su persona, pero que de forma indirecta, ya sea a través de gestos y en algunos momentos con preguntas a terceros cuestionan si una mujer es capaz de manejar un taxi.

    Alejandra señala: “Debo señalar que no todos los hombres de Huajuapan piensan así, ya que el dueño del primer taxi que maneje creyó en mi como una mujer capaz de conducir una unidad.”.

    Después de un tiempo de trabajar y dar la cuenta para su patrón, Alejandra decidió comprar su propia unidad, porque según ella tenía que sacar para el gasto de su familia, y el estar dependiendo solo de un turno de trabajo no le resultaba, situación que la orillo a trabajar mas horas al día para juntar para el pago de la letra del auto y sacar lo necesario para cubrir lo que hacia falta en su casa.

    Muy segura de sus repuestas indicó que hoy en la actualidad los pasajeros que abordan su taxi se les hacen agradable, pero a la vez extraño, que una mujer conduzca. Manifiesto que con la plática que mantiene con los pasajeros, trata de hacer conciencia en ellos indicándoles que las mujeres son tan capaces de manejar un taxi como los hombres.

    Alejandra agregó que atreverse a manejar un taxi, es tratar también de dar confianza a muchas mujeres para que tengan la seguridad de que cualquier mujer puede desempeñar un oficio o profesión. Señaló que en su trabajo busca también hacer entender que entre mujeres es mas seguro viajar en un taxi, ya que algunos choferes acosan sexualmente a las mujeres o les dicen vulgaridades, las cuales las intimidad y deciden ya no abordar un taxi, por eso el que haya mujeres taxistas ayuda a sentir la seguridad entre ellas, externo.

    Afirmó que por el momento en la ciudad no ha sido discriminada por ser mujer que maneja taxis, pero existen índicos no muy directos que es difícil que algunos hombres las acepten.

    Indico que al igual que sus compañeros de oficio se esta expuesto a los peligros de noche y madrugada por los viajes que se hacen fuera de la ciudad, lo cual dijo, que no tan fácil se hace viajes lejos de Huajuapan.

    Explico que hace seis meses tuvo su primera experiencia de asalto; el cual platico diciendo que circulaba en una de las calles de la colonia AltaVista cuando le hicieron la parada una pareja con su bebe y le pidieron que los llevara al DIF, avanzando cuatro cuadras le sacaron un cuchillo y le pidieron dinero,  negándose a entregárselos, el hombre hizo que detuviera la unidad y la hicieron bajar para que de inmedito la comenzaran a golpear, señalando que estuvo dos semanas en cama, por lo cual, ahora procura no manejar el taxis de noche, comentó.

    Cruz Sánchez manifestó que habido días que ha llegado a manejar 20 horas diarias para poder sacar la mensualidad del carro, la gasolina y la escuela de su hijo, el cual va a una preparatoria privada, comentó.

    El trabajo es pesado expreso; pero no se rinde al igual de andar abusado para tener cuidado con el tránsito o asaltantes  que abundan en las calles de la ciudad, al igual que medir  el tiempo para realizar hacer los trabajos domésticos del hogar indico.
     
    Finalizó comentando que este trabajo le ha enseñado a conocer toda la ciudad de Huajuapan, como saber tratar con todo tipo de gentes, ha aprendido a identificar las calles y colonias que son peligrosas en ciertas horas del día. Indico que el ser una mujer taxista es un trabajo honrado que le ha posibilitado sacar a su familia a delante. Y pidió a los compañeros de oficio que no vean a las mujeres como rivales, que el sol sale para todos. Asimismo a los pasajeros que se sientan seguros, porque una mujer es mucho mas precavida para conducir, lentas pero seguros llegaran a su destino, concluyó.