LATENTE CONFLICTO AGRARIO ENTRE LOS MUNICIPIOS DE TLACOACHISTLAHACA Y COICOYÁN DE LAS FLORES.

 

Por Ricardo García J. & Lizet Ramos/ APIM.

Jicaral, Coicoyan de las Flores. Oax.- El conflicto agrario existente entre las comunidades  de Jicayan del Tovar, perteneciente al municipio de Tlacoachistlahaca en el Estado de Guerrero, y el Jicaral, agencia de municipal ubicada en el municipio de Coicoyan de las Flores en el Estado de Oaxaca, ha cobrado ya la vida de dos personas residentes a esta ultima localidad, así lo señaló Ignacio López Santo, comandante de la policía de la comunidad del Jicaral.

 En la diputa agraria sostenida entre estas localidades, se encuentran en pugna más de 185 hectáreas de tierra que abarcan desde montañas muy escarpadas, escasos terrenos planos y el cause de un caudalosos rio que atraviesa estos das dos comunidades, así señaló el comandante de la policía del Jicaral. Nuestro entrevistado indicó que aunque existe una relativa calma en esta parte de la mixteca, continua latente que el conflicto pueda escalar aún más, toda vez que no existe voluntad de las partes involucradas para resolver el problema señaló Ignacio López Santo.

  • polis
  • LATENTE CONFLICTO AGRARIO ENTRE LOS MUNICIPIOS DE TLACOACHISTLAHACA Y COICOYÁN DE LAS FLORES.
  • Este conflicto que se remonta a 50 años atrás y ha cobrado la vida de dos personas del poblado de Jicaral entre los años 2010 y 2011, siendo que una de las defunciones fue la de un menor 12 años que se encontraba pastoreando a su ganado por el territorio en disputa, indicó el comandante de la policía de la comunidad del Jicaral. Asimismo señaló que debido al temor de que surja un nuevo brote de violencia, el Ejercito Mexicano destacamento una patrulla permanente, desde diciembre del año pasado, en la zona limítrofe entre el Estado de Guerrero y Oaxaca, con la finalidad de  evitar posibles enfrentamientos armados entre pobladores de ambas comunidades, señaló López Santo.

    Asimismo indicó que los habitantes de Jicaral se encuentran en Estado de alerta y mantienen un patrullaje en la zona con miembros de la policía del lugar, “… no obstante esto es peligroso puesto que si el ejército nos llega a encontrar con armas, nos detienen por considerar que podemos provocar a los guerrerenses”, manifestó.

    Abundó que las armas que portan no son de alto calibre y sólo las utilizan para protegerse de animales salvajes como los tigrillos o alguna víbora venenosa, pero que en ningún momento las utilizarían para causarle daño algún ser humano, ya que lo único que ellos quieren es llegar a una solución definitiva de la problemática agraria, evitar posibles enfrentamientos que traerían como consecuencias mas muertes. También indicó que las familias de las personas asesinadas esperan un resarcimiento por parte del Gobierno del Estado de Guerrero pero, sin embargo, los representantes de la comunidad de Jicayan no están dispuestos al dialogo, y no se da la reparación del daño de las gentes de Guerrero no desisten de apropiarse de las tierras y el pago de las indemnizaciones, recalcó Ignacio López Santo.

  • territorio
  • En la diputa agraria sostenida entre estas localidades, se encuentran en pugna más de 185 hectáreas de tierra que abarcan desde montañas muy escarpadas, escasos terrenos planos y el cause de un caudalosos rio que atraviesa estos das dos comunidades.
  • Asimismo indicó que los habitantes de Jicaral se encuentran en Estado de alerta y mantienen un patrullaje en la zona con miembros de la policía del lugar, “… no obstante esto es peligroso puesto que si el ejército nos llega a encontrar con armas, nos detienen por considerar que podemos provocar a los guerrerenses”, manifestó.

    Agregó que las armas que portan no son de alto calibre y sólo las utilizan para protegerse de animales salvajes como los tigrillos o alguna víbora venenosa, pero que en ningún momento las utilizarían para causarle año algún ser humano, ya que lo único que ellos quieren es llegar a una solución definitiva de la problemática agraria, evitar posibles enfrentamientos que traerían como consecuencias mas muertes. También indicó que las familias de las personas asesinadas esperan un resarcimiento por parte del Gobierno del Estado de Guerrero pero, sin embargo, los representantes de la comunidad de Jicayan no están dispuestos al dialogo, y no se da la reparación del daño de las gentes de Guerrero no desisten de apropiarse de las tierras y el pago de las indemnizaciones, recalcó Ignacio López Santo.

    Pero igualmente indicó que los habitantes del Jicayan se has negado a sentarse en una mesa de negociaciones para darle salida a este problema, y como muestra señaló que el pasado 27 de diciembre del 2011 se les cito a las oficinas del Modulo de Desarrollo Sustentable ubicado en la Ciudad de Huajuapan de León, Oaxaca,  para dialogar sobre la posesión de las tierras y firmar un acuerdo donde se comprometan a subsanar a los deudos de las familias, sin embargo, los pobladores del Jicayan de Tovar no se presentaron, dando con ello una muestra de que no hay voluntad de negociación, puntualizó.

    Por su parte el secretario de seguridad pública del estado de Oaxaca, Marco Tulio López Escamilla, manifestó desconocer si en esa zona de la mixteca, existe presencia del Ejercito Mexicano, no obstante, señaló que la policía estatal está al pendiente ante cualquier posible brote e violencia e indicó que en la región de la Mixteca existen tres conflictos agrarios considerados como focos rojos, los cuales son monitoreados constantemente por la dependencia a su cargo y son los de Jicaral, Coicoyan de las Flores, Oaxaca versus Jicayan de Tovar, Guerrero; Santo Domingo Yosoñama versus San Juan Mixtepec y  Zimatlán de Lázaro Cárdenas versus San Sebastián Nopalera.

  • rural
  • Según los ruarales las armas que portan no son de alto calibre y sólo las utilizan para protegerse de animales salvajes como los tigrillos o alguna víbora venenosa, pero que en ningún momento las utilizarían para causarle daño.
  • No obstante a los cuerpos de seguridad de la entidad sólo les compete resguardar el orden en estos lugares, puesto que en lo referente a la solución de estos conflictos se encargan los habitantes de la comunidad y las dependencias respectivas, argumentó López Escamilla.

    Finalmente cabe mencionar que de igual forma, el 13  de mayo del 2011, el secretario de asuntos indígenas  de Guerrero,  Marcos Matías Alonso, declaró al periódico “La Jornada”, que  el conflicto Jicaral – Jicayan,  es el mas complicado de ese estado debido que no hay voluntad de ambas partes, por lo que la salida al conflicto se ve muy remota.