TEMPLO Y EXCONVENTO DE SAN JUAN BAUTISTA COIXTLAHUACA.

 

Por Ricardo García Jiménez/APIM.

La región de la Mixteca sigue guardando una gran riqueza cultural que aún estudiosos e investigadores de distintas partes de mundo siguen maravillándose, tanto por los sitios arqueológicas, como por los ya clásicos templos y ex conventos del periodo colonial. La orden de los Dominicos fue quizá una de las agrupaciones más destacadas por la gran cantidad de testimonios arquitectónicos que pueden ser admirados por propios y extraños.

Desde hace más de cinco años, funcionarios del gobierno estatal y federal trataron de impulsar un proyecto turístico llamado la Ruta Dominica, que comprendía trazar y resaltar aquellos puntos de interés de la región para mostrar al mundo lo que se llego a decir como “Las Joyas Dominicas de la Mixteca”, lugares que comprendían los templos y ex conventos de Yanhuitlán, Teposcolula, Coixtlahuaca entre otros, proyecto que contemplaba una fuerte inversión de recursos económicos para han rehabilitar estas estructuras arquitectónicas, así como también retablos, pinturas y esculturas que por muchos años fueron virtualmente abandonados.     

Dentro de estos templos encuentra el San Juan Bautista Coixtlahuaca, ubicado a 113 km al Norte de la ciudad capital. El templo y ex convento se ubica en el municipio que lleva el mismo nombre.

  • coix01
  • Templo de San Juan Bautista Coixtlahuaca.
  • Las referencias históricas mencionan que esta localidad es anterior a la llegada de los españoles. Originalmente fue fundada en el periodo Postclásico (37d.C) por la cultura Chocholteca y la lengua náhuatl era la mas usada por esta parte de la entidad. Por lo que Coixtlahuaca significa en dicha lengua: “En el llano de la serpiente”, proviene de las voces “cóatl”, serpiente, “Ixtlahuatl”, llano o llanura y “ca”, en.

    Coixtlahuaca fue un centro comercial importante en la mixteca prehispánica. Según especialista en el tema de esta localidad señalan que en este punto existía un gran mercado o tianguis que tenía una fuerte influencia regional. Por esta razón, señalan los historiadores, a la llegada de los españoles, estos inmediatamente empezaron a construir un templo y ex convento dominico para poder dominar los flujos de migración y comercio que se daba entre las poblaciones vecinas de la zona. Datos históricos indican que el templo y parte de ex convento se termino de construir hacia fines de 1576, pero la magnitud y esplendor de la obra se da hacia mediados del siglo XVI.

    A pesar de que el conjunto arquitectónico fue abandonado durante varias décadas, posee una gran belleza ya expresa una fuerza matizada de sobriedad y austeridad de los trazos de las fachas principal y lateral, como de la capilla abierta, pese a que la portada es de carácter renacentista.

    Hay que resaltar que los retablos del interior del templo son de estilo churrigueresco. En su construcción y tras bastidores se aprecia el arte llamado “Tequitqui”, que significa "tributario".

    Ello refiere se refiere a las manifestaciones artísticas realizadas por indígenas del área mesoamericana luego de la Conquista de México. Esto rebela que la obra arquitectónica, cuadros, esculturas y retablos fue una creación Náhuatl por la vía de la imposición, por lo que se supone que los artesanos y constructores indígenas de ese tiempo no habían aún abrazo la religión católica.  

  • coix02
  • Coixtlahuaca fue un centro comercial importante en la mixteca prehispánica.
  • No hay que perder de vista el comentario anterior, ya que estas monumentales construcciones por su altura y grandes espacios interiores debemos de pensar bajo una lógica desde la visión de los conquistadores, porque estos templos según afirman arqueólogos críticos son fortalezas camuflajeadas de centros de adoración, y a pesar de ello, el potencial creador y la grandeza de la cultura chocolteca-mixteca fueron capaz de crear hermosas construcciones y retablos como el de Coixtlahuaca.   

    Uno de los testimonios arquitectónicos más importares es su “capilla abierta”, dedicada a San Juan Bautista. Las capillas abiertas eran diseñadas para “los naturales”, pues los indígenas no podían compartir con los conquistadores, encomenderos y europeos la celebración religiosa.  

    Este sincretismo que comenzaba a tejerse se puede ver reflejado en el arco superior de la capilla abierta, una “cadena de serpientes” labrada de asombrosa belleza. La cual, se puede afirmar, que las dos culturas todavía no se fusionaban en su totalidad, por lo que los originarios de estas tierras dejaban testimonios secretos de su cosmovisión religiosa, toda vez que la serpiente representó a Quetzalcóatl como una deidad poderosa.

    Esos detalles nos revelan que a pesar de la “imposición violenta” que los españoles intentaron, los Cholcholtecos-Mixtecos mantuvieron a lo largo de casi cinco siglos, una cultura de la resistencia a toda forma de coacción.

    El conjunto de edificios que se pueden observar muestran de forma oculta el carácter de los pueblos indígenas a toda forma de cultura dominante, misma que ha tratado de excluir o desaparecer cualquier vestigio de civilizaciones pasadas.   

  • coix03
  • La grandeza de la cultura chocolteca-mixteca.
  • La construcción, tallada en cantera, resplandece con el horizonte de un cielo azul mixteco. Donde ni los temblores, ni el tiempo han hecho mella en los edificios imponentes. Este conjunto arquitectónico nos habla de la colonización y evangelización que sufrieron los pueblos originarios de estas tierras.

    En la fachada lateral resulta impresionante ya que en ella se ve esculpido en alto relieve, sobre los tableros laterales, el pasaje bíblico del Vía Crucis. Puede apreciarse como las lapidarios anahuacas ponen en la boca de algunos de los personajes la característica vírgula, con la que en los códices ancestrales, se caracterizaba quien estaba hablando.

    También se puede apreciar en la fachada principal el conjunto formado por San Juan Bautista, flanqueado por San Pedro y el Apóstol Santiago y una serie de nichos en forma de concha, grandes rosetones, medallones y símbolos de la pasión. Además de su espléndido rosetón al centro y un detallado escudo de Felipe II.

    Seguramente el templo tuvo en su tiempo dos torres de las que solamente sobrevive una, misma que esta siendo restaurada por las inclemencias del tiempo y de los fenómenos naturales como temblores han hecho estragos en esta torre.

    Un detalle más de la fachada del costado del templo es la emanación del estilo plateresco del siglo XVI: bajo un arco de medio punto aparecen en altorrelieve las figuras teologales de la Fe, la Esperanza y la Caridad.

     

  • coix04
  • Un detalle más de la fachada del costado del templo es la emanación del estilo plateresco del siglo XVI.
  • Un tercer cuerpo del conjunto arquitectónico tiene un rosetón, encuadrado en un rectángulo que secciona dos columnas de una altura considerable misma que a los lados están grabados los atributos de la Pasión de Cristo en el más fiel estilo de la concepción indígena de la escultura.

    El interior de la nave principal tiene una orientación hacia el oriente, con una bóveda de tracería; el retablo, reconstruido en el siglo XVII, ocupa todo el ábside y tiene cuatro pisos con cuatro nichos, divididos por pilastras de veinte compartimientos en la parte central del segundo piso hay una pintura que representa a Cristo crucificado; los lienzos laterales de la derecha representan a San Joaquín, La resurrección del Señor, las del lado izquierdo, muestran a Santa Ana, La asunción de la Virgen, la Presentación en el Templo y La Adoración de los Pastores; además, hay dos retablos laterales, uno consagrado a la Virgen del Rosario y, el otro, a Nuestra Señora de Atocha; la mayoría de las obras son de Andrés de la Concha.

    Del convento sólo quedan ruinas; sin embargo, todavía se pueden observar dos aljibes que sirvieron para recoger el agua que caía de las azoteas.

    Muy recientemente a esta arte de la construcción se le ha ido resanado y rehabilitado algunos espacios para tener una idea cercana de cómo lucia el ex convento en sus mejores momentos.

    Entre los espacios que lo este conjunto arquitectónico destacan: la sala capitular, sala de profundis, refectorio, comedor y cocina que también se encuentra en reparación desde hace cerca de 8 años.

    Hay que señalar que el convento ha sufrido a través de los siglos la destrucción de la mayor parte de sus aposentos, pisos y techumbres llevándolo a un estado completamente en ruinas ruinoso, pero desde el 2007 se le ha dado un relativo apoyo debido a los altos costo económicos que resultan de sus rescate, mismos que su distribución quienes han requerido de mas inversión han sido el retablo principal y la torre.

  • coix05
  • .
  • No debe dejar de admirar, por supuesto, el monumental retablo y la imponente bóveda interior de la nave, como el hermoso rescate del cubo de la escalera que conduce al claustro ubicado en la parte superior del complejo.

    Visitar San Juan Bautista Coixtlahuaca es remontarnos a un pasado colonial, que más allá de las desventuras que sufrieron nuestros antepasados, el conjunto de habitaciones es una joya de la arquitectura domínica que combinada con el trabajo y pericia de los artesanos indígenas hacen de este templo una maravilla de la ruta dominica.

     

    Fotos: Ricardo García Jiménez/APIM.