GRAFFITEROS: ¿TRASGRESORES DE LA LEY O ARTISTAS CALLEJEROS?

 

Por Ricardo García Jiménez/APIM.

Huajuapan de León, la llamada capital de la mixteca desde hace varias décadas ha perdido su pasado histórico urbano al irse convirtiendo paulatinamente en una urbe como tantas otras, que mezcla en su desarrollo arquitectónico una combinación de construcciones vanguardias, animalistas, campiranas-rurales que definen la perdida de un estilo propio como otras ciudades de provincia y que a pesar de sus defensores por continuar perpetuando ese conservadurismo que les dan un estatus, la misma ciudad solo es un calidoscopio histórico de las viejas glorias bélicas y de los héroes locales hispánicos.  

A pesar de lo que se diga, esta cuidad comienza hacer semillero de nuevos fenómenos sociales que ya en otros centros urbanos, estos hechos sociales son cosa de un pasado y presente cotidiano. Uno de esos fenómenos socio-culturales es el arte urbano  o callejero llamado Graffiti.

  • grafitti01
  • El arte urbano presente en todas las ciudades del orbe.
  • La denominación y estigmatización que se les ha dado a estos expresionistas visuales ha sido diversa, para Jorge Vázquez Sánchez, profesor diseño en grafico de la UTM señala que los graffiteros: “… son artistas callejeros, que van dejando sus firmas por las calles, sus bombas o ‘taggers’ (etiquetas) nos sugieren esta idea de intervención urbana. El arte urbano queramos o no, está presente en todas las ciudades del orbe y es una manifestación sociocultural política de estos jóvenes expresionistas.”, señalo el académico.

    Vázquez Sánchez conoce muy bien este tipo de expresión, ya que como originario de la colonia Tacubaya de la Ciudad de México estuvo desde muy joven influenciado por estos artistas urbanos, que según su apreciación de del académico son formas de arte alternativo no convencional. Indicó que con el desarrollo y complejidad por las que transita toda ciudad paradójicamente la búsqueda de espacios para que los jóvenes que quieren “rayar” o expresar sus motivos personales se da con mas intensidad, esta necesidad de los jóvenes es lo que los aglutina en movimientos urbanos como el “underground” que se ha dado en varios países y que en Huajuapan es un fenómeno nuevo incomprendido por ciudadanos y autoridades que han estados casados con los convencional y tradicional de las artes.

    El académico manifestó: “Si comenzamos a ver el arte callejero desde otra perspectiva como una gran oportunidad de descubrir que cientos de jóvenes mixtecos ya tienen en la sangre cualidades artísticas, pero por falta de apoyos de las autoridades y por la falta de una política de publica de fomento que impulse a los nuevos talentos, la intención de rayar la ciudad, de intervenirla, se empieza a solicitar que los jóvenes nos ayuden a ponerle color a la gris ciudad de Huajuapan, le estaríamos dando un sentido completamente distinto a esto que las autoridades incultas han dicho que los jóvenes son Trasgresores de la Ley.”, resaltó Jorge Vázquez.

    SOMOS ARTISTAS URBANOS, NO DELINCUENTES.

    Alan, Pedro y Ricardo son tres jóvenes expresionistas visuales como se autodenominan; nacieron en esta ciudad de Huajuapan, dedicados a estudiar y trabajar por su cuenta, nos narran que: “… nos iniciamos desde muy ‘morros’ en esto de la ‘pintada’, cuando terminábamos el sexto año de primaria. Aprendimos por nuestra cuenta, nunca fuimos a una escuela de arte, salvo en una ocasión en al Casa de la Cultura, donde un ruco que es maestro ahí nos dijo que nos dejáramos de practicar ese tipo de mamarrachadas que no son arte, y pues la neta, eso no nos gusto, porque creemos que lo artístico tiene que ver con formas de expresión diversa como que lo que sentimos, vemos y de nuestras manifestaciones políticas y de lo social, y pues con imposiciones mejor dejamos ese arte a los ricos y letrados, nosotros somos pueblo, de abajo, y no aceptamos imposiciones.”, manifestaron los jóvenes.

    Hay que señalar que este tipo de expresión, y los graffiteros en su mayoría, tiene una visión crítica del mundo y buscan un apoderamiento de los espacios urbanos para manifestar sus sentires.

    Es por eso que Alan, Pedro y Ricardo coinciden en señalar que la gente de Huajuapan tiene que entender que hay diferencia entre el Grafiti y el simple rayar por rayar, somos expresionistas visuales,  no delincuentes, manifiestan.

  • graffiti02
  • Aprendimos por nuestra cuenta, nunca fuimos a una escuela de arte.
  • Los graffiteros, los que pintamos, dicen nuestros entrevistados, responden a una manifestación contracultural por abrir espacios al arte no convencional, ya que el arte formal eclipsa la capacidad imaginativa de los que asisten a las escuelas de arte.

    Pero reconocen que: “…. la mitad de los rayones que existen en la ciudad son firmas o ‘taggers’, que son formas de manifestarse de los colectivos que están presentes en Huajuapan y que son varias decenas, pero también hay formas de grafitis que son mas formas de expresión mural, las cuales recrean nuestros sueños y deseos, nuestros miedos y sentimientos, nuestras manifestaciones de rechazo al orden impuesto por los poderos y políticos. Esa es una diferencia que la gente de esta ciudad debe entender, no somos delincuentes…”, señalaron los expresionistas. 

    Hay que señalar que la cantidad de ‘taggers’ que están por la ciudad, es proporcional a la cantidad de jóvenes que quieren decir: “este muro, este lugar es mío, me pertenece de alguna manera. Porque nadie me ha dicho que esta ciudad es mía, ni que soy bienvenido en ella, por el contrario nos marginan en el mejor de los casos o quieren que hacernos entrar a sus forma de ver y entender el mundo”.

    Ante estas palabras de los jóvenes artistas, parecería que desde hace algunos años la ciudad y sus gobernantes son hostiles hacia la juventud que piensa distinto. Y ese es el sentir de Alan, Pedro y Ricardo al señalar que: “… como no tenemos paredes que pintar entonces hay que hacerlo clandestinamente, porque si lo hago a la luz de todos, viene por una parte la agresión de las personas que nos dicen ‘que  jodido esta lo que pintas’. Hemos sido agredidos verbalmente por taxista del PRI, que nos dicen que eso no es arte, hemos sido agredidos por la policía municipal cuando en ocasiones tenemos permisos de los dueños de las paredes o bardas, no han remitido a la prisión de Santa Rosa, nos han agredido verbalmente, nos sube suben a las patrullas sin orden alguna, nos insultan diciendo que estamos drogados y que por ley esta prohibido pintar en las paredes, nos han detenido por cuatro o cinco horas y nos quitan nuestras pinturas, por eso luego lo hacemos en la clandestinidad…”, manifestaron.

  • grafitti03
  • Hemos sido agredidos verbalmente por taxista del PRI, que nos dicen que eso no es arte.
  • Sin embargo, los graffiteros marcan la ciudad para hacerse presenten entre sus camaradas, no para vender droga, aclara los entrevistados.

    Alan, Pedro y Ricardo manifestaron también: “… hace un par de semanas, con todo ese arguende de la feria y lo del bicentenario del sitio de Huajuapan, nos invitaron al parque bicentenario a través de el centro interactivo para hacer unas pintas, nos pareció una buena idea, pero cuando llegamos para la fecha acordada, los encargados del lugar, un gordo disque hermano de un político del PRD muy famoso y un señor del pan que camina medio rengo nos dijeron que no iba haber tal evento, que nos fuéramos, pero en eso llego la señorita encargada del centro interactivo y platico con ellos, y pues, ya después nos dejaron pintar, pero solo temas que ellos querían, y pues la neta ya estábamos ahí y tuvimos que aceptar a pesar nuestro, y la neta sólo nos utilizaron para la foto. Nos agueytamos muy feo.”, manifestaron los jóvenes.

    Lo que percibimos es que los graffiteros, en su gran mayoría, no forman parte de la delincuencia organizada, son jóvenes que estudian y trabajan, que son hijos de la clase trabajadora de esta ciudad. Y no son delincuentes porque no les interesa, los chicos que hacen grafiti son parte del movimiento urbano que ha inundado estas calles que reclamen espacios propios para su expresión.

    Los tres coincidieron en señalar que lo que necesitan el mundo del grafiti, son áreas donde puedan expresarse libremente, que no les impongan que pintar, y asentaron además que a pesar de que hay actitudes autoritarias del gobierno, deben entender que el grafiti en algunas de sus expresiones es arte. Lo que ellos manifiestan es: “… lo que queremos es que no se nos califique de delincuentes, esto es un arte, no robamos ni asaltamos a nadie, sólo nos expresamos, por lo que aquellas personas que nos han permitido hacer pintas en su casa les damos las gracias, gracias por entender que somos jóvenes y que necesitamos expresarnos de alguna manera” dijeron.

  • grafitti04
  • Lo que queremos es que no se nos califique de delincuentes, esto es un arte.
  • Finalizaron pidiendo a la sociedad de Huajuapan que no se le confunda con un delincuente, ya que el graffitero en realidad son artistas de la calle, que lo único que buscan es expresar lo que en otros lados o de otras formas no se les permite, aseguraron que la gente tiene que entender que hay una diferencia en rayar una pared que sólo busca dañar la propiedad con un grafiti, que es una expresión ya sea en letras o dibujos, pero es arte y no vandalismo.

     

    Otros datos:

    • Existen 3 géneros de graffiti que son:

    1) Tag, escrito en un estilo único y personalizado utilizando 1 color, por lo general son firmas o símbolos.
    2) Throw-up: comprende letras, palabras o un listado de nombres y se utilizan generalmente 2 colores.

    • Piece: que es el más elaborado, mínimo se utilizan 3 colores y se necesita de varios días para poder terminarlo completamente. También palabras o un listado de nombres mucho más elaborados.
    • Hay otra variante de graffiti que es la elaboración de murales alusivos a ideas y temas con las identidades culturales, sentimientos, posiciones políticas, etc. de los artistas.
    • Existen muchas otras variantes de este arte callejero.     
    • El costo de una caja con doce aerosoles de distintos colores va desde los $450.00 a los $800.00 según la calidad de la pintura.
    • Un mural toma desde un día hasta una semana para realizarlo, según lo complicado de la estampa a realizar.
    • El mejor lugar para comprar los aerosoles es la Ciudad de México, ya que hay tiendas especializadas que ya tienen en catalogo la combinación y tonos de colores preparados.
    • Existen cerca de 15 agrupaciones de graffiteros organizados en Huajuapan.
    • Los temas a desarrollar son diversos.    

        Fotos: Ricardo García Jiménez/APIM.