EL JARDÍN BOTÁNICO DE ZAPOTITLÁN SALINAS “HELIA BRAVO HOLLIS”.

Por Ricardo García J. /APIM. .

Zapotitalan Salinas, Puebla de Zaragoza.- Esta localidad ubicada en el valle de Tehuacán históricamente fue el asentamiento del señorío de Popoloca de Zapotitlán que se encontraba bajo el dominio de los Mexicas a los cuales sus habitantes pagaban tributo. Su cacique Xhapotl (Zapotitlán proviene de “Xhapotl” que significa cacique o señor y de “titlane” que su traducción refiere a triunfante o victorioso) mantenía un férreo control de sus pobladores, y este asentamiento prehispánico era el paso obligado de comerciantes y viajeros que incursionaban hacia la Mixteca Oaxaqueña y la parte norte del hoy estado de Veracruz, estos antecedentes trazan la ascendencia de los miembros de Zapotitlán.

Hoy Zapotitlán Salinas es un poblado de cercano a los 3000 habitantes, en donde la lengua Popoluca se ha perdido casi en su totalidad, pero sus usos y costumbres, sus formas de organización social, política y económica siguen manteniendo el sentido colectivo de pasado indígena.

  • oficina
  • OFICINAS DEL JARDÍN BOTÁNICO DE ZAPOTITLÁN SALINAS “HELIA BRAVO HOLLIS”.
  • Sus prácticas culturales fueron forjadas a través de los siglos por la estrecha relación que existió entre las condiciones ambientales que prevalecen en esa parte de la entidad y su sentido místico-religioso de adoración a sus deidades que asumían formas de fenómenos naturales fue su identidad que lo distinguía de otros pueblos de esa región. Su conocimiento cotidiano se forjo para aprovechar los recursos naturales de la zona desértica donde se desarrolló un gran conocimiento del uso de las plantas que ahí crecieron. Se observa que aun hoy la gastronomía, la elaboración de medicinas, el confeccionar vestidos y aprovechar las fibras de los cactus y diversas variedades de cactáceas son el legado histórico de esta localidad.

    En este municipio se abrió hacia finales de la década pasada el jardín botánico “Helia Bravo Hollis”, lugar donde se encuentran una diversidad de cactáceas propias de la comarca. El Jardín Botánico se ubica a kilómetro y medio de la cabecera municipal y se puede arribar a esta población por la carretera Tehuacán-Huajuapan de León, Oax. Abarca una superficie de 100 hectáreas y se encuentra dentro de un área natural protegida de carácter federal, que es parte de la reserva de la biosfera denominada Cuicatlán-Tehuacán. Es una de las áreas más importantes de cactáceas en el mundo ya que cuenta con 81 especies identificadas, algunas endémicas y otras en peligro de extinción. La edificación de este jardín natural fue construida con finalidad de conservar y desarrollar un sistema de protección de la flora y la fauna silvestre además de la enseñanza, difusión cultural y estudio científico de este tipo de vegetación.

    Esta reserva fue puesta en marcha gracias al esfuerzo y organización de los habitantes de Zapotitlán, que junto con las investigadoras Helia Bravo Hollis y Léia Scheinvar, manifestaron la importancia de preservar la familia de las cactáceas, que comprende aproximadamente 2000 especies endémica en América, y sólo en esta región existen alrededor de 81 especies.

  • CACTUS
  • La flora de Zapotitlán es considerada una de las más ricas y variadas del mundo.
  • Según información recabada y por la entrevista sostenida con el señor Donato Barragán, guía del jardín botánico, señalan que: “… la flora de Zapotitlán es considerada una de las más ricas y variadas del mundo. A ello han contribuido lo accidentado de su fisiografía, las grandes cadenas montañosas, la numerosa variedad de tipos de suelos áridos y todo un sistema ecológico que dan pauta a la riqueza que hoy está a punto de desaparecer.”.

    El señor Barragán también indica que: “… la zona de Tehuacán-Cuicatlán se caracteriza por la presencia de varios géneros de cactáceas gigantes columnares o candelabriformes, que integran impresionantes conjuntos de órganos (Neobuxbaumia tetetzo, N. mezcalaensis, Cephalocereus hoppendstedtii y Cephalocereus chrysacanthus) o de candelabros como los de jiotilla (Escontria chiotilla) y por los grandes cardones (Stenocereus weberi). Muchos de estos cactus tiene en promedio una vida cercana a los 300 años, pero hay uno en espacial que se fecha cercano a los 500 años de antigüedad… hay que señalar que antes de la década de 1990, existía en la región un saqueo tolerado por autoridades estatales y federales, donde en grandes camiones y a la mitad de la noche varios hombres escarbaban para llevares la biznagas gigantes redondas, las cuales muchas de ellas median cerca de los tres a cuatro metros. Sabemos que esas especies entre otras eran y son muy demandadas en el mercado negro y tenían como destinos los grandes jardines de las casas de los grandes ricos gringos, es por eso que con la ayuda de la Dra. Helia y la organización de los miembros de la comunidad evitamos más saqueos.”, refiere nuestro entrevistado. 

    En esta Reserva donde el tiempo parece haberse detenido, los campesinos y miembros de del municipio conocen cientos de plantas medicinales, industriales, forrajeras, ornamentales, farmacéuticas y de otros usos que han utilizado en diferentes momentos.

  • pata
  • En el lugar es existencia la plata llamada “Pata de Elefante” que se fecha de una edad aproximada de 1300 años.
  • Caminado por los largos pasillos del jardín botánico se aprecia una de las plantas más extrañas y exóticas de la región, con un tallo basal que su forma ancha sirve para acumula agua para sobrevivir los largos periodos de sequía, se trata de la Beaucarnea gracilis, conocida como Sotolín, Palma Barrigona o Pata de Elefante. Su lento crecimiento la lleva a vivir hasta 1,500 años. Y uno de los principales atractivos de este lugar es la existencia de una “Pata de Elefante” que se fecha en aproximadamente 1300 años. Otras plantas comunes son los agaves, las yucas y flores como bromelias y orquídeas, algunas amenazadas y otras en peligro de extinción.

    El señor Donato indica: “… nuestros antepasados eran unos conocedores de las propiedades de las plantas sus principales grupos taxonómicos y les dieron nombres especiales a las mismas como: nochtli al nopal (Opuntia); al pitayo, tenochtli (Cereus); a la biznaga, comitl (Cactus); y al nopalillo, nopalxochitl quezaltiquitzi (Epiphyllum). También llegaron a identificar algunos frutos de cactáceas como: “tunas, joconoxtles, garambullos, pitayos, pitayas, pitahayas, jiotillas, alicoches, chichipes, pochas, huamichis, teteches, chilitos de biznaga, que aún hoy son parte de la dieta de nuestras familias.”.

    Nuestro entrevistado señala que muchos de los atractivos turísticos que se encuentran en este municipio fue un trabajo conjunto de todos los miembros de Zapotitlán Salinas, y que no fue cedido u otorgado por las autoridades federales o estatales, Ya que gracias a los apoyos y estudios realizados por diferentes investigadores de distintas universidades del país y extranjeras, es como se pudo demostrar que esta región tiene un potencial turístico y para la realización de estudios científicos. Solo así, refiere el señor Donato, es como se dio el crecimiento del Jardín Botánico de Cactáceas y otros puntos de interés de este lugar.

  • camino
  • Nuestros antepasados eran unos conocedores de las propiedades de las plantas.
  • Finalmente, Donato Barragán señala que: “… este proyecto y los servicios que ofrecemos no son privados, sino de la comunidad entera. Nos hemos unido para proteger nuestras riquezas de los saqueadores y volver a crear una fuente de trabajo para los habitantes de Zapotitlán Salinas, y así evitar la emigración hacia otros países y no morirnos de hambre. Nada nos ha regalado el gobierno, sólo hemos pedido lo que es nuestro, por eso aquí en la comunidad tratamos de evitar que cualquier partido político nos divida, ya que para eso solo sirven. Evitamos tener enfrentamientos entre nosotros no haciendo caso a los políticos. A nosotros nos gusta trabajar y no causamos problema a nadie. Trabajamos honradamente en este proyecto del Jardín Botánicos y en otros proyectos turísticos que existen en la localidad. Y lo único que pedimos es que nos dejen trabajar en paz.” Afirmo enérgico el entrevistado.