Cultura.

 

CORAZÓN DE LA CULTURA ÑUIÑE: SAN PEDRO Y

SAN PABLO TEQUIXTEPEC

 

Por Ricardo García J. /APIM.

Tequixtepec es un municipio mixteco que se localiza al noreste de la Ciudad de Oaxaca, a 216 kilómetros por la supercarretera 131-D hasta entroncar con la carretera 190 con destino a Huajuapan de León. Desde esta ciudad se sigue por la Carretera Federal 125, rumbo a Tehuacán o viceversa.

El nombre original de este municipio mixteco es Tecziztepec, que se compone de la voces tecziztli, cerro, y pec, que significa “en” o “sobre de”. Ello significa: En el Cerro del Caracol. Según cronistas del lugar el nombre surge de la existencia de un antiguo lienzo que pertenecía al señorío de Tecziztepec, que era un importante cacicazgo que todavía existía en los primeros años de la conquista española, en él se daba cuenta de la existencia de este lugar que para ese entonces los cerros que rodean hoy a su población era un lago donde había una gran cantidad de caracoles de lago y rio, mismos que se fueron depositando en las paredes de los cerros a medida que el espejo de agua se iba secando hasta desaparecer por completo al día de hoy.

  • SAN PEDRO Y SAN PABLO TEQUIXTEPEC.

  • Yucundaayee es otro nombre en mixteco que se le da Tequixtepec, que en español significa "Cerro del caracol erguido". Nombre con que se ha bautizado al Museo Comunitario que existe en este lugar. El museo se encuentra en el centro de la población y posee varias salas en las cuales, a pesar del saqueo y abandono de las autoridades para su mantenimiento, exhibe una gran cantidad de piezas de diferentes épocas que van desde la prehistoria hasta el desarrollo del pueblo de la mixteca baja, como de la conquista y colonia.


    El museo comunitario se inauguró el día 20 de febrero de 1997, abriendo al público sus salas de arqueología, en la que se muestra una gran colección de piedras grabadas que muestran la belleza del arte prehispánico.

    La importancia de esta colección radica en que son ejemplares únicos, con inscripciones que nos hablan sobre la historia de los antiguos gobernantes de este cacicazgo, sus nombres, sus conquistas, además de la representación de acontecimientos astronómicos.

    En San Pedro y San Pablo Tequixtepec, sus habitantes se denominan en la actualidad como el corazón de la Cultura Ñuiñe, palabra mixteca que significa "Tierra Caliente". Debido a su clima que presenta características muy peculiares, ya que rompe con lo seco y desértico de toda la región mixteca. Su ambiente es templado semi húmedo que posibilita la existencia de una rica y muy variada vegetación y una fauna que no existe en otra parte de la región.

  • Museo comunitario.
  • Asimismo en esta localidad se ubica el Santuario del Señor del Perdón, el cual se le venera año con año entre los meses de febrero y marzo, mismos que corresponden a la época de cuaresma. Durante estas semanas se lleva a cabo la instalación de ferias para atender a sus visitantes que llegan a profesar su fe, devoción y dar gracias al cristo de esta iglesia.


    La feria del segundo viernes de cuaresma que se desarrolla en Tequixtepec data del año de 1918 cuando el sacerdote Agustín Cisneros, originario de esta localidad, junto con los habitantes de este lugar empezaron recibir a todo aquellos visitantes que acudían al santuario del Señor del Perdón al que se le atribuyen una cantidad importante de milagros.

    En la feria del segundo viernes de cuaresma se conjunta espiritualidad y diversión. En su festividad se puede disfrutar de bailes regionales, bailes y conciertos de artistas regionales e internacionales, torneos de básquetbol y fútbol con premios en efectivo, jaripeo con excelentes ganaderías y grandes montadores, y la tradicional quema de fuegos artificiales.

    Las autoridades religiosas y políticas señalan que Tequixtepec, que es una localidad pequeña, ha recibido hasta cerca de tres mil peregrinos de distintos puntos de la republica mexicana y de los Estados Unidos de Norteamérica.

  • Santuario del Señor del Perdón.
  • El municipio de San Pedro y San Pablo Tequixtepec es un lugar sumamente apacible para sus visitantes. Recorrer sus calles es el medio ideal para relajarse, ya que conserva el espíritu provinciano de hace 60 años. Los cerros que rodean la cabecera municipal nos permite sentirnos cobijados por la naturaleza. Además es un lugar de más de 400 años de historia viva parecen anunciar que ahí fue el centro de diferentes actividades comerciales y religiosas.

    Sus habitantes en su mayoría se dedican al tejido de la palma y fibra, lo cual nos permite darnos cuenta de la maestría con que estos artesanos crean todo tipo de figuras extraídas de su imaginación como productos para ornamentos y otros para el uso diario.

    San Pedro y San Pablo Tequixtepec es de esos pueblos de la mixteca que bien podrían ser considerado un lugar mágico por su historia, arquitectura rustica, su espiritualidad y su alta devoción a sus tradiciones. Atractivos que lo hacen único.

     

     

    Fotos: Ricardo García Jiménez/APIM